La Organización de Naciones Unidas (ONU) aseveró hoy que los atentados perpetrados por la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra estaciones de la policía en Bolívar y Barranquilla violaron el derecho internacional humanitario.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia concluyó la verificación de los atentados explosivos perpetrados por el ELN contra las estaciones de la Policía Nacional en el Barrio San José de Barranquilla y en el corregimiento Buenavista en Santa Rosa del Sur, Bolívar.

Como resultado de estos ataques “ocho policías resultaron muertos, más de 40 resultaron lesionados y varios civiles resultaron heridos de diversa consideración”, lo que constituye una infracción al derecho internacional humanitario y una violación de los derechos a la vida e integridad personal de las víctimas, reiteró.

De acuerdo con la ONU, los policías que murieron y los que resultaron heridos por el ataque a la estación de Policía en Barranquilla no estaban involucrados en hostilidades derivadas del conflicto armado y sólo estaban encargados de mantener el orden público en la zona urbana.

Además estaban ubicados en una zona lejana de donde se producen hostilidades y en un barrio donde hay presencia cercana de población civil.

Por lo anterior, no pueden ser considerados como combatientes, ni ser un blanco y gozan, junto con los civiles que resultaron heridos en este ataque, de la protección establecida por el derecho internacional humanitario.

Llamó a la guerrilla del ELN y al gobierno del presidente Juan Manuel Santos a que respeten las normas del derecho internacional humanitario, incluyendo el principio de distinción y abstenerse de afectar a la población civil.

Los derechos humanos tienen vigencia todo el tiempo y deben ser respetados tanto por los servidores públicos como los particulares, las empresas, los civiles y los militares, indicó la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia.

Propuso el traslado de la “Policía Nacional del Ministerio de Defensa Nacional al Ministerio del Interior, separando así las funciones que deben desarrollar los policías y militares”.

Indicó que de acuerdo con la Constitución de Colombia, la Policía Nacional es un cuerpo de naturaleza civil cuya finalidad es el mantenimiento de las condiciones para el ejercicio de los derechos y libertades y la convivencia”.