Rodrigo Díaz Cruz tomó posesión hoy como rector de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), para el periodo 2018-2022.

En su mensaje, dijo que la comunidad de la UAM comparte y aspira a fortalecer una ciudadanía universitaria, fundamentada en el compromiso con la universidad pública como un bien colectivo, donde se cultivan en libertad las áreas del conocimiento científico, tecnológico y humanístico y se impulse el bienestar social.

Ante estudiantes y maestros, señaló que “somos miembros de una colectividad con principios a los que no podemos renunciar: la autonomía, la libertad de pensamiento y su ejercicio crítico, la creatividad e imaginación, la pluralidad, equidad y el respeto de la diversidad”.

Entre los logros de la UAM Iztapala, destacó una extraordinaria habilitación de su planta académica, con enorme talento y experiencia en la investigación de vanguardia en la docencia y la difusión de la cultura.

Así como, la presencia de programas de posgrado de excelencia, el acceso vigoroso a fuentes externas de financiamiento para la indagación y sólidos vínculos con los sectores social, público y privado.

Señaló que la Unidad Iztapalapa pasa por una situación de emergencia a raíz del sismo del 19 de septiembre y su devastadora secuela en el edificio “S” de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud.

También indicó que en los próximos años esto requerirá un esfuerzo institucional excepcional que no admite dilaciones ni imprudencias y que deberá formar parte de un plan de obras integral de la sede.

Expuso que frente a las restricciones presupuestales “nuestra circunstancia y tiempo presente nos obliga a repensar el lugar de nuestra universidad en el escenario nacional”.

Dijo que se debe concebir como agente de transformación social, por lo que se iniciarán políticas que hagan de la Unidad un espacio éticamente responsable ante una sociedad que está agobiada por un mar de corrupción, impunidad, violencia, inseguridad, desigualdad y pobreza.

Adelantó que durante su gestión impulsará una cultura por los derechos y con ella una política institucional de equidad de género.

Otro reto al que se refirió, fue el de atender los problemas propios de la docencia a nivel de licenciatura, y al respecto propuso revisar, debatir, modificar y poner en operación en su caso unas renovadas Políticas Operativas de Docencia de la Unidad Iztapalapa.

Asimismo, destacó el tema de la inseguridad que se ha agudizado en las últimas dos semanas, específicamente con el incremento en el índice de asaltos a miembros de la comunidad universitaria, sea en los microbuses o en las calles aledañas a la Unidad Iztapalapa.

Díaz Cruz expuso que recientemente hubo una reunión con el director de seguridad de la delegación Iztapalapa, quien se comprometió a poner en operación los programas Pasajero Seguro y Código Águila, que suponen vigilancia continua en la periferia de la Unidad.