Las parejas reproductivas de águila real en el país suman 138, tras el hallazgo más reciente de un nuevo territorio de esta especie en la parte norte de la Sierra de Juárez, en Tecate, Baja California.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) explicó en su blog que esta especie se distribuía en lo que ahora es Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato.

A finales de junio pasado, el Programa de Recuperación de Especies Prioritarias de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), que anunció dicho avistamiento en Baja California, reportó 12 territorios activos de águila real en Chihuahua, lo que representa una de las mayores concentraciones reproductivas de esta ave.

Abundó que la Conanp había reportado en 2016 la existencia de 317 nidos y 119 parejas reproductivas, con nuevas anidaciones en Guanajuato y Sonora; “las cifras son significativas, pues en 2010 se contaron 70 parejas reproductivas y 117 nidos”.

La Semarnat expuso que las acciones de conservación, restauración y monitoreo del águila real se realizan en la Reserva de la Biósfera de Janos, las áreas de Protección de Flora y Fauna Tutuaca, Papigochi, Campo Verde y Región Prioritaria para la Conservación de Madera y la Sierra Tarahumara de Chihuahua.

Agregó que esta ave puede medir hasta un metro de altura y 2.84 metros de envergadura entre las alas completamente extendidas, se reproduce en zonas montañosas con áreas abiertas, en nidos colocados sobre árboles o acantilados de difícil acceso de hasta 30 metros de altura.

Aun cuando esta especie está catalogada como amenazada de acuerdo con la NOM-059-SEMARNAT-2010, algunos expertos consideran que debe ser considerada en peligro de extinción.