El Consejo de la Judicatura Federal (CJF), a 23 años de su creación, puede decir que no es un órgano represor pero sí muy vigilante y no perdonador de faltas, sobre todo las de corrupción o las de maltrato al personal, dijo su presidente Luis María Aguilar Morales.

En entrevista con el Canal Judicial, el también ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) expuso que el CJF ha dado resultados y se tienen precedentes de que ha sancionado las conductas inadecuadas.

Aguilar Morales hizo un recuento de cómo ha ido evolucionando el CJF en materia de vigilancia, administración, capacitación, interconexión tecnológica, equidad de género, derechos humanos y reglas de apreciación y evaluación, entre otras.

El ministro manifestó su decisión de que el Poder Judicial de la Federación funcione bien y por eso quiere sea eficiente, para que no haya corrupción y se tenga el control de las cosas para servir a México.

Agregó que debe ser una institución útil para la justicia en México, una de las claves de la convivencia social ya que se debe respetar la ley y exigir el cumplimiento de la Constitución, pues por muy bonitas y de avanzada que sean si no se cumplen no sirven para nada.

Señaló que “violar la ley y violar la Constitución es engañarnos a nosotros mismos. La corrupción lleva precisamente a eso, a que nosotros podamos evitar el cumplimiento de nuestras obligaciones, por lo que no hay mejor forma de honrarlas que cumpliéndolas”.

Entre otros puntos, subrayó que no es optativo para la Suprema Corte no exigir el cumplimiento de las sentencias de amparo, por lo que si no se acatan debe imponer las sanciones que la Constitución señala.

La carta magna establece que si no se cumple una sentencia debidamente entonces el funcionario que la haya incumplido deberá ser separado inmediatamente de su cargo y consignado penalmente, porque eso es un delito, apuntó.

De la misma manera se ha impulsado el respeto a la mujer, sobre todo la oportunidad de que participen en igualdad de circunstancias para ser secretarias de estudio y cuenta, juezas, magistradas y también tomar en cuenta sus condiciones personales y sociales.

El ministro Aguilar Morales se refirió a la interconexión tecnológica y agregó que se han aprovechado las comunicaciones para permitir a la gente acercarse a la justicia y viceversa.

Añadió que con estos nuevos sistemas las personas pueden verificar el seguimiento de sus asuntos, ver cómo se puede llevar a cabo un procedimiento, promover demandas de amparo como ahora lo señala la ley y todo ese sistema está ya funcionando.