La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) recortó este viernes sus pérdidas a 0.13 por ciento, con lo que sumó cinco jornadas consecutivas de bajas, debido a que continúa la incertidumbre sobre el aumento en las tasas de interés.

En cifras definitivas de cierre, el principal indicador accionario, el S&P BMV IPC, se ubicó en 47 mil 799.09 unidades, con 63.01 enteros menos respecto al nivel previo.

Con dicho resultado, la BMV registró una semana negativa, luego del feriado del pasado lunes, al perder dos mil 596.74 puntos o 5.15 por ciento menos respecto al viernes previo, y en el año reporta un rendimiento negativo de 3.15 puntos porcentuales.

El mercado accionario mexicano terminó contrario a los índices de Estados Unidos que mostraron rebote, de los cuales el promedio industrial Dow Jones subió 1.38 por ciento, pero el Standard and Poor's 500 (S&P500) bajó 1.49 por ciento y el tecnológico Nasdaq perdió 1.44 por ciento.

Los mercados siguen con la incertidumbre sobre la política monetaria que adoptará la Reserva Federal de Estados Unidos por los niveles de inflación esperados, lo que generó que se mantenga el mejor apetito por riesgo y la corrección que iniciaron desde la semana pasada.

Al cierre de la jornada accionaria, en el centro bursátil local se operó un volumen de 308.7 millones de títulos, por un importe económico de 10 mil 064.2 millones de pesos, con 54 emisoras que ganaron, 69 perdieron y nueve se mantuvieron sin cambio.

Las emisoras que contribuyeron a la baja de la BMV fueron Elektra con menos 3.02 por ciento, Fomento Económico Mexicano (Femsa) con menos 1.64 por ciento y Wal-Mart que retrocedió 1.41 por ciento.

En el mercado cambiario, por segunda semana consecutiva el peso se debilitó frente al dólar, depreciándose 0.64 por ciento u 11.8 centavos de manera semanal, al cotizar en alrededor de 18.71 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base.