Un Juez de Control vinculó a proceso a tres sujetos, que fueron detenidos en posesión de igual número de vehículos robados, informó la Fiscal Central de Investigación para la Atención del Delito de Robo de Vehículos y Transporte, Penélope Rojas Rodríguez.

En conferencia de prensa, señaló que se trata de dos jóvenes de 21 años de edad y uno de 22, quienes fueron sorprendidos por elementos del Estado Mayor Policial de la Secretaría de Seguridad Pública cuando cambiaban las placas de un Mini Copper, color blanco, cuya matrícula no correspondía con el engomado.

Al percatarse de la presencia de la autoridad, uno de los probables participantes intentó huir en el automotor, mientras que los otros dos cómplices abordaron un vehículo Mini Copper gris y un BMW 328I, color azul.

Señaló que ante ello, los policías remitentes colocaron las patrullas frente a los automotores para evitar que escaparan, y al consultar las matrículas, se estableció que los vehículos contaban con reporte de robo, por lo que fueron detenidos y trasladados a la Fiscalía a su cargo

En conferencia de prensa, dio a conocer que de las indagatorias se desprende que el Mini Copper gris y el BMW azul fueron sustraídos, junto con otros dos autos, de una pensión ubicada en la colonia Letrán Valle, en la delegación Benito Juárez, donde tres individuos amenazaron con armas a los empleados.

En tanto, el vehículo Mini Copper color blanco, fue robado el mismo día en calles de la colonia Paseos de Taxqueña, en Coyoacán, cuando dos de los imputados interceptaron a un automovilista y a su acompañante, y con pistolas los obligaron a descender.

Informó que al efectuarse las diligencias, los denunciantes identificaron a dos de los imputados, de 21 y 22 años de edad, por lo que se encuentran bajo prisión preventiva oficiosa en el Reclusorio Varonil Oriente, vinculados a proceso por el delito de robo agravado calificado en pandilla.

En tanto, el tercer implicado, de 21 años de edad, fue vinculado a proceso por el delito de encubrimiento por receptación y uso indebido de documento para identificar vehículos, por lo que se le impuso la firma periódica en la Unidad de Medidas Cautelares, así como la prohibición de salir de la Ciudad de México y del país.

La funcionaria comentó que de encontrarse responsables, el imputado acusado por encubrimiento por receptación y uso indebido de placas para identificación vehicular, podría ser sentenciado hasta con 15 años en prisión.

En tanto, los otros dos inculpados podrían ser acreedores a una pena de hasta 33 años de cárcel, por el delito de robo de vehículo agravado calificado en pandilla.