Diez niños murieron debido a la gripe en Estados Unidos en la última semana, mientras las hospitalizaciones por la enfermedad se elevaron a unas 60 personas por cada 100 mil en la quinta semana de 2018, según el reporte semanal de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC).

Ese promedio de hospitalizaciones es más alto que la semana previa, cuando la tasa fue de 51 por cada 100 mil habitantes, y también más alta que durante la quinta semana de la temporada de gripe 2014-15, que registró alrededor de 44 personas hospitalizadas por cada 100 mil que fue considerada “moderadamente grave”.

Diez muertes adicionales relacionadas con la gripe se reportaron en niños a partir de la semana que finalizó el 3 de febrero, con lo que la cantidad total de menores  que murieron por causas relacionadas con la gripe es de 63 en la temporada que comenzó desde octubre.

"Esperábamos tener mejores noticias para compartir esta semana", dijo la directora en funciones de los CDC, Anne Schuchat.

Causada por un virus, la gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa con síntomas leves a severos que a veces pueden conducir a la muerte.

Las cepas de gripe circulantes esta temporada son una mezcla de virus H3N2, H1N1 y B. Cuando las sepas dominantes son de H3N2 la enfermedad “es mas grave” y se tiende a ver “más muertes", dijo a la cadena CNN, Kristen Nordlund vocero de los CDC.

El informe de esta semana indica que la influenza fue generalizada en 48 estados y Puerto Rico durante la semana que finalizó el 3 de febrero, la misma que la semana pasada. Oregon y Hawai fueron las excepciones en esa semana.

En general los datos mostraron 14 mil 94 nuevos casos de la enfermedad, lo que eleva el total de la temporada a 151 mil 983. Estas cifras no incluyen a todas las personas que tuvieron gripe, y de las cuales muchas no acuden a un médico cuando están enfermas.