La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México señaló que “respeta, pero no comparte”, la decisión de liberar a Jaime Smith Ríos, tras enfrentar el delito de homicidio por el colapso de un edificio en la calle Zapata 56, en Portales, en el sismo del 19 de septiembre.

En rueda de prensa el subprocurador de Procesos, Oscar Montes de Oca, afirmó que se está haciendo el análisis técnico “y en su momento se determinará la estrategia litigiosa a seguir”.

Asimismo refrendó el compromiso de la institución de respetar, “en todos sus actos”, los derechos humanos, el debido proceso y el principio de presunción de inocencia para garantizar la legalidad de los procedimientos.

Sostuvo que la carpeta de investigación iniciada con motivo del colapso del edificio ubicado en el número 56 de la calle Emiliano Zapata, delegación Benito Juárez, se integró de manera adecuada y se cumplieron las formalidades esenciales del procedimiento con el debido respeto a los derechos humanos.

El subprocurador explicó que la investigación de la Fiscalía tuvo dos momentos procesales relevantes: el primero en cuanto a la solicitud de una orden de aprehensión en contra de los imputados, en el cual el agente del Ministerio Público expuso sus argumentos y logró que el Juez de Control librara una orden de aprehensión.

Posteriormente, una vez que se cumplió la orden de aprehensión, el Juez de Control calificó de legal la detención y como consecuencia la Fiscalía realizó la imputación en contra de uno de los participantes y la autoridad judicial decidió, en base a las evidencias aportadas, vincular a proceso al capturado.

Destacó que en una segunda etapa, a la que se le conoce como audiencia inicial, hubo todas las formalidades de ley; y en audiencia pública se destacaron y protegieron los principios de publicidad, contradicción, inmediación e igualdad ante la ley, entre otros.

“Esto quiere decir que las partes procesales tuvieron acceso directo y real a los medios de convicción dentro de la audiencia pública, además de que, en presencia de un juez, se presentaron todas las evidencias con las que en ese momento contaban las partes; es por ello que el conjunto probatorio fue suficiente para la vinculación a proceso”, finalizó.