La inversión pública debe ir ligada con la privada, porque no puede haber una sin la otra, “es más la obra pública debe potenciar la obra privada”, aseguró la precandidata al gobierno capitalino de Morena, Claudia Sheinbaum.

Durante una reunión con empresarios de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, dijo que dos ejemplos de cómo se debe trabajar son el Centro Histórico de la Ciudad y el Corredor Reforma, que fueron restaurados durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador.

Con inversión conjunta del gobierno capitalino y de la iniciativa privada se hicieron cambios en la red hidráulica, en el drenaje, en la red eléctrica, se mejoraron las calles y los incentivos fiscales para el desarrollo del centro de la ciudad.

Manifestó que de llegar a la Jefatura de Gobierno tendrá como eje fundamental la planeación con protección ambiental, desarrollo económico y accesibilidad social.

“La Ciudad de México tiene un dinamismo de desarrollo urbano sin precedentes, sin embargo, este desarrollo inmobiliario no fue acompañado con la dotación de servicios públicos, particularmente de agua potable y transporte público, porque no existe planeación”, indicó la precandidata de Morena.

Claudia Sheinbaum dijo que el desarrollo urbano fue caótico porque se realizaron obras de edificios de 10 o más pisos, sin contemplar que hubiera suficiencia en el  suministro de agua y sin visualizar los graves problemas de movilidad que se generaban por la alta densidad poblacional.

Por lo anterior, reiteró que se requiere de la inversión privada para el desarrollo de la ciudad, pero debe ser a partir de una planeación propuesta por expertos urbanistas, que asuman el desarrollo sustentable desde el punto de vista ambiental, de desarrollo económico y de la equidad social.