El presidente de la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, Jorge Dávila Flores, destacó la reforma a la Ley Federal de Protección al Consumidor, cuyo objetivo es dar mayor certidumbre jurídica en las relaciones de comercio entre proveedores y consumidores.

Aseguró que se trata de la reforma más importante a ese ordenamiento jurídico en los últimos 25 años, la cual mereció el consenso de organizaciones de la sociedad civil, cámaras y organismos empresariales, así como la unanimidad de todos los grupos en el Senado y la Cámara de Diputados.

Al participar en el 42 aniversario de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), subrayó que en esa reforma se estableció que los proveedores no podrán incrementar injustificadamente precios por fenómenos naturales, meteorológicos o contingencias sanitarias.

Respecto al comercio electrónico, el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) advirtió que el proveedor que ofrezca, comercie o venda bienes, productos o servicios utilizando medios electrónicos deberá cumplir con la Norma Mexicana expedida por la Secretaría de Economía.

Destacó que se reforzaron las facultades de la Profeco, otorgándole nuevas herramientas para su actuación; de esa forma, las multas que imponga se consideran créditos fiscales y podrán ser pagados a través del uso de medios electrónicos, lo cual ayuda y fortalece la transparencia.

“También se determinó un plazo de 10 días para el levantamiento de los sellos en caso de que sean colocados como medida precautoria, porque antes la ley no contemplaba un plazo a la autoridad para retirarlos, lo cual causaba un gran daño para los comerciantes en sus establecimientos”, afirmó.