La reforma a la Ley Federal de Protección al Consumidor trae certidumbre al mercado mexicano, porque eliminará aquellas prácticas desleales y abusivas que atentan contra la libre y justa competencia, aseguró el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Rogelio Cerda Pérez.

“Es una ley más robusta que acaba con muchas zonas grises de la antigua legislación”, argumentó el funcionario durante la presentación de dicha iniciativa, la cual fue publicada el pasado 11 de enero en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Con esta medida se evitará el surgimiento de prácticas desleales y abusivas que afecten el mercado y expongan al proveedor y al consumidor a un esquema de comercio desigual e inequitativo, apuntó.

Aseveró que la protección al consumidor no contradice ni dificulta el desarrollo de una economía de mercado y, por el contrario, resulta indispensable para eliminar prácticas contrarias que atentan a la libre y justa competencia.

A 42 años del establecimiento de la Profeco, el funcionario consideró que el fenómeno del consumo se ha redimensionado, porque los consumidores están más informados, son exigentes y conscientes de las múltiples opciones de productos y servicios ofertados en el nuevo mercado.

Los proveedores de bienes y servicios también saben que compiten con otros en calidad y precios, en los que la atención al consumidor en un ángulo a valorar en igual importancia, añadió Cerda Pérez.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villareal, coincidió en su momento en que las modificaciones a la citada legislación permitirán contar con mejores prácticas globales en la defensa del poder adquisitivo y la economía familiar.

Resaltó que la aprobación de la Ley Federal de Protección al Consumidor ayuda a entender la relevancia del trabajo legislativo frente a las “reformas silenciosas”, de ahí que este nuevo marco legal debe aprovecharse en toda su dimensión.

Dijo que el trabajo sobre el instrumento aún continua para demostrar su efectividad antes de concluir la presente administración y, con ello, seguir con la agenda para mejorar el sector económico.