La dirigencia del PRD en la Ciudad de México reviró las acusaciones sobre el supuesto desalojo de integrantes del Comité Ejecutivo Delegacional de este partido en la delegación Miguel Hidalgo, y acusó a Víctor Hugo Romo Guerra, ahora morenista, de orquestar dichas acciones.

En una nota informativa de 10 puntos, donde se refirió a las acusaciones que circulan en redes sociales sobre la presunta represalia de desalojo por denunciar desvíos millonarios de recursos por parte del presidente del PRD en la capital, Raúl Flores, el partido explicó la situación.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) local aclaró que cuenta con las más altas calificaciones en transparencia y que cada tres meses se audita el uso de sus recursos públicos, además de que Raúl Flores lleva dos años sin cobrar salario como presidente del partido.

Acusaron que “la significativa reducción de las prerrogativas y el pago de las cuantiosas deudas que dejaron los expresidentes, (Martí Batres y Manuel Oropeza) hoy morenistas, ha obligado a a tomar fuertes medidas de austeridad, tales como reducciones en los apoyos económicos, telefonía, y renta de inmuebles, entre otros”.

Por otra parte, el Comité Ejecutivo Delegacional de Miguel Hidalgo es el único que no cuenta con inmueble propio y por ello se le paga la renta mensual en sus instalaciones de la colonia Torreblanca.

El PRD, opinó que existe una estrategia del grupo conformado por Víctor Hugo Romo, Yahir Figueroa y Jonathan Brandon Romo, quienes renunciaron al PRD para pasarse a Morena, "no sin antes obtener todos los recursos posibles y dañar al partido desde adentro”.

La nota acusa directamente a Víctor Hugo Romo Guerra de ser “el orquestador de dicha difamación debido a que a toda costa y a través de Jonathan Romo quiere seguir obteniendo recursos económicos del PRD”.

Advierte que este personaje “se encuentra desesperado por la situación jurídica que atraviesa y por el rechazo a su persona por parte de sus compañeros de partido, lo que pone en duda su aspiración a la alcaldía de Miguel Hidalgo”.

Ante ello, el PRD retó a Jonathan Romo y a quienes dicen tener pruebas del supuesto desfalco millonario que habría realizado Raúl Flores a presentarlas ante las autoridades, pues de no hacerlo, se comprobaría que se trata de una difamación con fines electorales.