Las aseguradoras mexicanas cuentan con las condiciones para enfrentar escenarios complejos y de alta volatilidad como los que se esperan en 2018, debido a los cambios que incluyeron el ramo de Solvencia II, consideró Fitch Ratings.

El director senior y jefe de Seguros para América Latina de Fitch Ratings, Eduardo Recinos, dijo que con la regulación que se implementó durante los últimos años, México forma parte de los países “privilegiados” con estos estándares, lo que genera atractivo para los inversionistas.

“Ya sin los costos tan fuertes que implicaron la implementación, el sector asegurador va a comenzar a cosechar frutos por el hecho de pertenecer al exclusivo club privilegiado de países con Ley de Seguros tipo Solvencia II, eso genera una confianza y para la inversión hace que los grupos internacionales se fijen todavía más en el mercado asegurador mexicano”, expuso.

El especialista consideró, sin embargo, que la industria enfrenta contrapesos como la incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el proceso electoral, así como los movimientos del tipo de cambio, los niveles de inflación y la política monetaria consecuente.

Indicó que de darse los mejores escenarios en dichos elementos, los flujos de inversión en el sector asegurador fluirán.

“Si bien, anteriormente la industria aseguradora mexicana ya estaba muy bien capitalizada, no se contaba con toda esta filosofía y forma de regular tan dinámica, tan prospectiva como se cuenta ahora, entonces ahora sí ya se puede identificar de forma proactiva, todos los riesgos al que está expuesta la operación de las aseguradoras y de todas las aseguradoras”, subrayó.

La directora y jefa de Seguros para México de Fitch, Eugenia Martínez, expresó que desde un punto de vista técnico, la regulación actual permite a las aseguradoras contemplar diferentes escenarios y los riesgos que implican.

“Tienen que ver con aumentos drásticos en siniestralidad, decrementos en primas o una mezcla de ambos, todos esos escenarios están contemplados técnicamente en los modelos de las compañías… parte de la dinámica del seguro es evaluar los riesgos y modelarlos, y sí el sector asegurador mexicano está preparado para conocerlos y también suscribirlos”, afirmó.

Dependiendo de los riesgos que advierten, las aseguradoras pueden saber si requieren mayores niveles de capitalización o de reservas, dentro de lo que arrojan estos modelos.