El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) cuenta con las herramientas que le permitirán castigar hechos deshonestos y faltas administrativas pero también modificar las condiciones que los propician, afirmó Mariclaire Acosta Urquidi, nueva presidenta del Comité de Participación Ciudadana de esta instancia.

Al rendir protesta al cargo en las instalaciones de la Biblioteca de México, recordó que el Sistema, cuyas bases se establecieron en una reforma constitucional y varias leyes promulgadas recientemente, es una institución única de Estado donde la ciudadanía juega un papel fundamental.

Expuso que combatir la corrupción demanda incentivos políticos desde arriba para respetar la ley, con el ejemplo de probidad y responsabilidad, y desde bajo haciendo lo mismo pero ejerciendo la presión que obligue a los gobernantes a actuar con transparencia y rendir cuentas de sus acciones.

“Nuestro Sistema ha sido dotado de herramientas que le permitirán no solo castigar hechos de corrupción y faltas administrativas, sino modificar las condiciones mismas que los propician”, sostuvo.

Mariclaire Acosta destacó la importancia de nombrar al fiscal Anticorrupción, a 18 magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa y a un nuevo auditor superior de la Federación para que el Sistema Nacional Anticorrupción "despliegue todas sus capacidades”.

Consideró indispensable que quienes sean nombrados, mediante procedimientos escrupulosamente transparentes y rigurosos, sean elegidos por su honorabilidad y méritos profesionales para desempeñar las responsabilidades que le serán conferidas.