Bajo la dirección de Rodrigo Cadet, el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes ofrecerá un homenaje al compositor mexicano Miguel Bernal Jiménez (1910-1956), con recitales los días 9 y 11 de este mes, en el Antiguo Palacio del Arzobispado y el Museo Nacional de Arte (Munal), respectivamente.

Los recitales se inscriben en la primera temporada de conciertos del 2018 de esta agrupación adscrita al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que en esta ocasión contará con la participación del organista Rafael Cárdenas.

El programa estará conformado por "Kalenda de Navidad" y "Misa Aeternae Trinitatis" (Kyrie, Credo, Gloria, Sanctus y Agnus Dei) de Bernal Jiménez, "Cuatro visitas anuales" (Primavera, Verano, Otoño e Invierno), de Felipe Ledesma (1925-2014), "En paz", de Jesús López Moreno (1970), y "Dos poemas" (Este que ves engaño colorido... y Deseos) del propio Rodrigo Cadet (1983).

Al respecto, el director huésped consideró que será un recital muy equilibrado, que inicia con "la música de naturaleza sacra de Bernal, que armonizó con el resto de naturaleza profana-poética”.

“Elegimos para estos conciertos las obras 'Kalenda de Navidad' y 'Misa Aeternae Trinitatis', en las que disfrutaremos el uso del órgano, así como la influencia del canto gregoriano del que era especialista, pero con una nueva modalidad armónica”.

Y sobre la inclusión de piezas de otros compositores, mencionó que “siempre se sentirá cierta línea o carácter, un rigor armónico que podemos encontrar tanto en la música de Ledesma como en la de López Moreno, e incluso en mi obra, porque me asumo como un gran seguidor del maestro Bernal Jiménez".

Subrayó que “no debemos olvidar la aportación de Bernal Jiménez a la música coral tanto para coros infantiles como mixtos. En la colección del maestro encontramos música de mucho interés, con escritura sacra".

Cadet, quien ha hecho estudios de composición y orquestación con Arturo Márquez y Mario Lavista, agregó que el programa “es muy interesante, porque encontramos a un Miguel Bernal Jiménez avanzado en su nivel de escritura organística".

Vale mucho la pena, dijo, "porque es uno de los compositores mexicanos más importante en este campo de la música, que no solo interpretó y compuso, sino que dejó una enorme cantidad de materiales pedagógicos, libros sobre técnicas de composición o la evolución de la música coral”.

"Felipe Ledesma, Jesús López Moreno y yo de alguna manera estamos relacionados con la obra del maestro Bernal Jiménez. Al igual que él, nos dedicamos en cuerpo y alma a la música coral. Ledesma era su discípulo y con su apoyo, y el del maestro italiano Romano Picutti, Bernal fundó el Coro de los Niños Cantores de Morelia", recordó Cadet.

En tanto que López Moreno está circunscrito en la misma tradición de directores corales y organistas involucrados con la música sacra. En su obra "En paz" hace un uso elaborado de la armonía coral, con voces expresivas para darle un énfasis de peso al poema de Amado Nervo. 

Para el final, comentó, reservó la obra "Dos poemas", que inicia con "Deseos", donde musicaliza el poema de Salvador Díaz Mirón y en el que realizó varias exploraciones escalísticas en las que pruebo diversas sonoridades muy interesantes con el coro.