El dólar alcanzó hoy en Argentina un precio récord superior a los 20 pesos, lo que confirmó la persistente devaluación registrada desde diciembre pasado, cuando costaba poco más de 17 pesos.

Este jueves, los bancos ofrecieron la divisa estadunidense hasta en 20.23 pesos, lo que representa un aumento del 6.7 por ciento desde el pasado 1 de enero.

El incremento anual es del 26.4 por ciento, ya que en enero de 2017 el dólar costaba 15.96 pesos argentinos, pero el gobierno insiste en minimizar el impacto que tiene en la economía real el aumento de la moneda.

El análisis de los verdaderos niveles de devaluación durante los dos años de gobierno de Mauricio Macri es complejo porque, cuando asumió, existían confusos y múltiples precios del dólar en el mercado legal e ilegal, producto de los controles impuestos por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Cuando Macri juró como presidente, el 10 de diciembre de 2015, el precio oficial del dólar era de 9.90 pesos, por lo que la devaluación durante su mandato ya superó el 100 por ciento.

Sin embargo, en ese momento eran tantos los precios de la divisa que no se puede tomar como referente sólo el precio definido por el gobierno.

A fines de 2011, Fernández de Kirchner impuso controles al mercado cambiario que provocó quejas y confusiones por la limitación para comprar la divisa y la multiplicidad de valores de la divisa.

Desde entonces el dólar oficial aumentó su precio de 4.2 a 9.9 pesos, en una lenta devaluación que fue presionada por el fortalecimiento de un mercado paralelo en el que el dólar ilegal se disparó en cuatro años de 4.8 a 14.6 pesos.

Además, se establecieron diferentes cotizaciones para diferenciar el “dólar ahorro”, que se podía comprar previa autorización de las autoridades fiscales; el “dólar turista”, que se autorizaba con límites de montos para viajes al exterior; y el “dólar tarjeta”, que imponía una tasa del 35 por ciento a los gastos pagados con tarjeta de crédito en otros países.

También estaba la opción del “dólar bolsa” que permite la comprar dólares vía compra de bonos en el Mercado de Valores, pero en todos los casos implicaba precios superiores al valor oficial.

Macri terminó con ese mercado cambiario confuso una vez que llegó a la presidencia, pero la divisa no ha dejado de subir y, por ejemplo, en el presupuesto 2018 el gobierno estimó que el dólar cerraría este año a un precio de 21 pesos que ya casi alcanzó apenas en febrero.