Las licitaciones petroleras logradas con la reforma energética permitirán generar en los próximos 15 años, 230 mil nuevos empleos, cifra que podrá crecer hasta los 900 mil puestos calificados a lo largo de su vida productiva, afirmó Eduardo Sánchez Hernández, vocero del gobierno de la República.

En conferencia de prensa conjunta con el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, el funcionario federal destacó que el sector de los hidrocarburos liderado por Pemex ha dado un gran salto hacia el futuro, pues hoy éste es un mercado boyante y atractivo para la inversión, en el que 69 empresas de 20 países del mundo compiten para ofrecer mejores precios y servicios.

“Ejemplo de ello son los resultados de las licitaciones de la Ronda 2.4 que concluyó con la asignación de 19 campos petroleros en aguas profundas que propiciarán una inversión cercana a los 93 mil millones de dólares”, refirió.

Sánchez Hernández apuntó que con esta ronda ya son ocho licitaciones exitosas, mediante las que se han asignado 91 contratos para la exploración.

“La experiencia de Pemex se suma a la de compañías petroleras más importantes del mundo para asegurar la viabilidad energética del país con inversiones que generarán cientos de miles de nuevos empleos bien pagados”, aseveró.

Destacó que la transformación en el sector eléctrico también ha rendido importantes frutos, ya que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) participa junto con otras 32 empresas de 12 países en la producción y comercialización de electricidad generada con energía limpia.

“Debido a ello nos acercamos a la meta de generar 35 por ciento de nuestra energía con fuentes limpias para el 2024 en contraste con lo que se generaba al inicio de este sexenio”, señaló el vocero del gobierno de la República.

Abundó que hoy el país es el sexto mercado más atractivo del mundo para las energías limpias con inversiones proyectadas por casi 120 mil millones dólares en los próximos años.

“Gracias a la reforma energética 39 empresas nuevas ingresaron al mercado eléctrico nacional que han comprometido inversiones por ocho mil 600 millones de dólares para la construcción de 65 centrales eléctricas en 17 estados del país, en la que en su mayoría serán solares y eólicas”, dijo.

Sánchez Hernández recordó que en diciembre de 2013 el Congreso de la Unión aprobó la reforma energética con la que se inició la profunda transformación de este sector.

“Cuatro años después las empresa productivas del Estado participan en mercados competidos con mejores herramientas normativas y financieras para cumplir con la misión de generar bienestar en favor de los mexicanos”, señaló.