San Valentín es el mejor pretexto para celebrar el amor, y viajar es una buena opción para realizar actividades con la pareja o amigos, que van desde recorrer ciudades coloniales, hasta sumergirse en playas o jardines mexicanos.

De acuerdo con la plataforma de boletos de autobús, ClickBus, uno de los lugares ideales para esta 14 de febrero es Playa del Amor, Oaxaca, a sólo 10 minutos de Puerto Ángel.

Entre riscos y acantilados esta playa conserva sus aguas limpias y un ambiente privado e íntimo, ideal para las parejas que buscan tener un tiempo a solas. Entre las actividades que pueden realizar, se encuentran el esnórquel y los paseos en lancha, donde, si se aventuran mar adentro, pueden pescar su propia cena para prepararla a su gusto.

Señaló que otro destino ideal es Cozumel, en Quintana Roo, visitado por parejas debido a las aguas cristalinas que la rodean y su posición en el Gran Cinturón de Arrecifes del Atlántico Occidental, por lo que el buceo es muy popular para explorar y admirar los corales.

En un comunicado, la firma agregó que en Veracruz se localiza el Sótano de Popocatl, a 62 kilómetros de la ciudad de Córdoba, y es considerada una falla geológica en la Sierra de Zongolica que posee la red de sótanos y grutas más amplia a nivel mundial, con una profundidad de 70 metros.

Añadió que ahí se puede descender a rappel en dos etapas: los primeros 30 metros apoyados sobre una pared rocosa, y los 40 metros restantes en caída vertical, mientras bajan podrán apreciar una imponente cascada subterránea de 60 metros la cual alimenta un lago interno.

En tanto, Morelos alberga Jardines de México, ubicado en el municipio de Jojutla y es único en el país. Es un parque temático dividido en ocho jardines con diferentes estilos: japonés, italiano, escultórico, tropical, de las cuatro primaveras, de cactáceas, abanico de flores, y el jardín infantil.

Mencionó que el clima del lugar es excelente para poder dar un largo paseo con la pareja y tomar fotografías. Cuenta con un restaurante especializado en platillos con flores, ya sean como ornamento o ingrediente y cuyo estilo arquitectónico naturalista brinda la atmósfera perfecta para una cena romántica.

Por su parte, en Guerrero, se encuentra Taxco donde las parejas que gusten del turismo cultural apreciarán el tranquilo ambiente del pueblo y realizar un recorrido libre de molestos ruidos.

Además, se puede hacer un tour por sus icónicas iglesias para admirar el arte arquitectónico que las caracteriza, como la Parroquia de Santa Prisca o el ex Convento de San Bernardino de Siena, construido durante el siglo XVI por misioneros franciscanos.

Para complementar su visita, pueden ir a nadar en las Pozas Azules de Atzala, un balneario natural de aguas prístinas, resguardadas entre el ecosistema boscoso de la zona, cuyo acceso tiene un costo de 25 pesos por persona, mencionó.

Apuntó que si lo que se busca es una playa, Bacalar, en Quintana Roo, pequeña locación que cuenta con la Laguna de los Siete Colores, es el escenario perfecto para un tranquilo paseo en catamarán al atardecer o practicar el surf de remo.

Como parte de la misma red acuífera de la laguna, están el Cenote Azul y el Cenote de la Bruja, cuyas aguas son tan nítidas que es posible ver hasta 30 metros debajo de la superficie, y donde pueden bucear para explorar la vegetación y fauna submarinas.

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, municipio rodeado de pinos y con una neblina constante, se encuentra un contraste entre el tranquilo pueblo y la aventura de la zona agreste que lo rodea, lo que lo hace un destino muy completo para todo tipo de parejas.

Puntualizó que para los amantes del chocolate, está el Museo y Chocolatería Cultural Kakaw, mientras que a las afueras de la ciudad los espera el parque El Arcotete, vestigio de cavernas y caprichosas formaciones geológicas con estalactitas y estalagmitas de roca, donde se pueden practicar deportes extremos como ciclismo de montaña y espeleología.