– El gobernador de Illinois, Bruce Rauner, negó el perdón por delitos de tráfico de drogas a Miguel Pérez Jr., un inmigrante mexicano veterano del Ejército de Estados Unidos, por lo que está vigente la causa para que las autoridades federales procedan a deportarlo a México.

Rauner notificó de su decisión en una carta enviada este miércoles a los familiares de Pérez, quien se encuentra actualmente recluido en un centro de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Wisconsin.

La familia y los simpatizantes de Pérez esperaban que el indulto del gobernador permitiera al gobierno federal frenar la deportación y concederle la ciudadanía.

Pérez, de 39 años, inmigró a Estados Unidos cuando tenía ocho años y posee el estatus de residente legal en este país, pero omitió aplicar para la ciudadanía al erróneamente creer que por haberse enlistado en el ejército y servido durante dos periodos en Afganistán, lo convertía en ciudadano estadunidense.

La negativa del gobernador a conceder el indulto se suma al fallo de la Corte Federal de Apelaciones del Séptimo Distrito que la semana pasada rechazó los argumentos presentados por el abogado de Pérez para evitar ser deportado a México, arguyendo que su vida estaría en peligro si fuera enviado de regreso a ese país.

Pérez es uno de los muchos residentes permanentes legales que han servido en el ejército estadunidense y luego han tenido que enfrentar la posibilidad de ser deportados a sus países de origen después de haber cometido un delito.

Pérez inmigró a Estados Unidos en 1987, cuando tenía ocho años y recibió luego la residencia legal en este país. En 2001, a los 23 años, se enlisto en el ejército agradecido por las oportunidades que Estados Unidos había ofrecido a varias generaciones de su familia.

Pérez sirvió en Afganistán en 2002 y regresó a otro periodo en abril de 2003. A su regreso de Afganistán, comenzó a consumir cocaína y fallo una prueba de drogas de rutina y optó por una salida anticipada del ejército para regresar a Chicago, su lugar de residencia.

Pérez dijo en una reciente entrevista al periódico Chicago Tribune que se volvió a conectar con un amigo de la infancia que proporcionaba drogas y alcohol gratis.

En noviembre de 2008, mientras estaba con ese amigo, Pérez entregó un maletín lleno de cocaína a un agente encubierto. Pérez se declaró culpable de entregar menos de 100 gramos de cocaína y fue sentenciado a cumplir la mitad de una sentencia de 15 años de prisión.

Pérez paso siete años en prisión y poco antes de dejar la cárcel a principios de 2016, fue notificado que sería entregado al ICE para ser deportado del país, al no haber solicitado la ciudadanía estadunidense.

En marzo pasado, un Juez de Inmigración, ordenó su deportación a México, y desde entonces su abogado ha buscado recursos para poder evitarlo.