El gobierno del presidente Nicolás Maduro camina hacia un proceso electoral aislado y sin reconocimiento internacional, tras la suspensión indefinida de la mediación dominicana y la salida del acompañamiento de Chile.

El parteaguas es la fecha de los comicios presidenciales que fue marcada para el 22 de abril próximo, en donde Maduro se presentará apoyado por un "movimiento de movimientos" y la participación de la oposición no es clara.

La fecha electoral fue presentada en la misma jornada en que la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dejaba sin firmar el acuerdo negociado pero no acordado en Santo Domingo.

El documento no fue firmado por la oposición porque "no es digno del pueblo venezolano", dijo Julio Borges, diputado de la legislativa Asamblea Nacional.

"Y quiero ser muy claro, el pueblo tiene que tener confianza plena que nosotros nunca vamos a firmar algo que no esté a la altura de los venezolanos”, agregó.

La MUD demandaba garantías para un proceso electoral transparente, liberación de los presos políticos, cese de las inhabilitaciones a personajes políticos, independencia de poderes y acciones para solucionar la crisis inflacionaria y de escasez.

Se trata de puntos no incluidos en el documento que Maduro dio a conocer la tarde de este miércoles, que firmó en soledad y que dijo cumpliría en todas sus partes.

Como reacción a la falta de acuerdo, el presidente dominicano Danilo Medina, quien ha albergado las negociaciones entre oposición y gobierno, señaló que esas negociaciones están suspendidas.

El proceso internacional para apoyar a que Venezuela encuentre una salida negociada a la crisis política y humanitaria que vive, quedó fracturado además por el anuncio de Chile de que suspende de manera indefinida su participación.

"No se han acordado condiciones mínimas para una elección presidencial democrática y una normalización institucional", señaló la cancilleria de Chile.

"El gobierno de Chile reitera su convicción sobre la necesidad de que se restaure el orden democrático constitucional en Venezuela y se atienda con urgencia la crisis social y humanitaria que vive dicho país", señaló la oficina diplomática.

Chile se suma así a México que al conocerse que Venezuela realizará elecciones presidenciales en el primer cuatrimestre del año pero sin acuerdo con la oposición, también cesó su participación en el proceso.

Mientras tanto, la oposicion venezolana aún no clarifica si acudirá a las elecciones presidenciales del 22 de abril. De abstenerse, se trataría de un proceso donde solo el presidente Maduro participaría.