El perfil de visitantes y usuarios de la Biblioteca Vasconcelos (BV) permitirá a las autoridades de esa institución delinear las políticas y estrategias para mejorar su servicio, aseguró esta tarde Néstor García Canclini, antropólogo, escritor, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Explicó que la biblioteca encargó una encuesta sobre sus usuarios, la cual se aplicó durante una semana en mayo pasado, buscando una representatividad amplia, de tal forma que se entrevistó a una de cada tres personas que visitaron el recinto, lo que arrojó un panorama amplio de quiénes son, de dónde vienen, a qué, cómo llegan, que edad tienen y más.

Entrevista por Notimex, el investigador de origen argentino informó que predominan los jóvenes de entre 18 y 25 años, que representan 49 por ciento de los visitantes, en tanto que los usuarios de 18 a 35 años son 68 por ciento. Se descubrió que 56 puntos porcentuales proviene de zonas distintas a la Ciudad de México, de ellos 44 de cada cien del Estado de México.

“Ese dato en particular que se debe a que la biblioteca se localiza en el norte de la capital, lo que significa que le queda más cerca a quien vive en Ecatepec que a quien habita en Xochimilco. Eso también obedece al bajo equipamiento cultural que tienen esa zona de la Ciudad de México y los municipios conurbados del Estado de México”, señaló.

Indicó que los objetivos del estudio fueron evaluar la calidad de los servicios que se ofrecen, equipos, materiales e instalaciones de la Biblioteca Vasconcelos; identificar la diversidad de actividades ahí realizadas; conocer la imagen que se tiene de ese recinto entre el público; y obtener el perfil demo y sociográfico de los asistentes y usuarios.

Para ello se contactaron mil 622 personas, de las cuales se entrevistó a mil. Son personas que se abordaron a la salida de la biblioteca, siempre mayores de 12 años de edad, y “para asegurar la aleatoriedad se aplicó la técnica de la línea imaginaria abordando a la tercera persona en cruzar la puerta; se levantaron entrevistas los siete días de la semana”, añadió.

Ahora, esa encuesta permite conocer quiénes son los visitantes y usuarios de la Biblioteca Vasconcelos, subrayó al anotar que “53 por ciento son mujeres y el 47 restante hombres; Quienes tienen entre 12 y 17 años de edad son el 15 por ciento, de 18 a 25, 49 por ciento; de 26 a 35, siete por ciento; de 35 a 45, siete por ciento; 45 a 55, cuatro por ciento, y de 56 año o más, seis por ciento".

Respecto a la preparación académica, asisten personas con licenciatura incompleta (40 por ciento), licenciatura completa (17), posgrado (7, carrera técnica o comercial incompleta (2), carrera técnica o comercial completa (1), preparatoria incompleta (16), preparatoria completa (10), secundaria incompleta (3), secundaria completa (3) y con estudios de primaria (1).

Los encuestado supieron de la existencia de la Biblioteca Vasconcelos primero por recomendación de un amigo; luego por un maestro; porque iban pasando por ahí; desde su inauguración; por recomendación de algún familiar; por internet; por redes sociales; por la televisión; por algún periódico; y los menos por algún comercial en la radio pública.

De más a menos, los asistentes provienen de las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztapalapa, Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Iztacalco, Coyoacán, Benito Juárez, Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan.

Respecto a los municipios mexiquenses, en orden descendentes están Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Naucalpan, Tultitlán, Cuautitlán Izcalli, Coacalco, Atizapán de Zaragoza, Cuautitlán, Tultepec, Tecámac, Chimalhuacán y Huixquilucan.

Los visitantes llegan a la Biblioteca Vasconcelos en Metro ((46 por ciento), Pesero/microbús (27), Metrobús (20), Tren suburbano (10), Automóvil (10) y caminando (8), de acuerdo a los resultados de la encuesta.

A los usuarios les gusta de la biblioteca lo espaciosa que es, ambiente tranquilo, áreas verdes, diseño arquitectónico, luminosidad, instalaciones modernas y acervos bibliográficos; no les gusta que los baños estén sucios, que los barandales den toques, que el personal es grosero, que cierra muy temprano y que siempre hay libros desacomodados.

“Una vez conocidos esos datos sorprendentes, las autoridades habrán de tomar medidas para atender mejor a cada segmento de la población, no sólo en materia de préstamo de libros, sino con talleres, conferencias y actividades que se llevan a cabo regularmente. A partir de ahora, se podrá atender mejor a los visitantes y usuarios”, concluyó Canclini.