La coordinadora de Bienestar Universitario y Género de la UAM, Eva Raquel Güereca Torres, declaró que el Estado no tiene cifras  oficiales sobre las personas que han sufrido violencia sexual porque tampoco cuenta con los instrumentos adecuados para obtenerlas.

Durante la ponencia Acoso y Hostigamiento Sexual en las Universidades, agregó que solo hay estimaciones, por lo que la sociedad debe involucrarse en la transformación de los espacios sociales.

La académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) refirió que se trata de fenómenos patológicos asociados a la violencia estructural que envuelve al país y que las Instituciones de Educación Superior (IES) no son ajenas a ese contexto.

“Se aprende y reproduce como parte de la influencia patriarcal, un modo de organización donde lo femenino queda subordinado a lo masculino, sobre todo en la transmisión de conocimientos”, precisó Güereca Torres.

Puntualizó que el entorno escolar debe ser comprendido como un lugar en el que  también se construyen y entrelazan las relaciones de poder manifestadas en discursos incluyentes o excluyentes.

La investigadora sostuvo que la UAM y las demás IES tienen la obligación de actuar de manera activa en la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, ya que investigaciones recientes han señalado la necesidad de poner atención en el clima laboral.

Finalmente, el secretario de la Unidad Cuajimalpa de la UAM, Álvaro Julio Peláez Cedrés, resaltó que una de las funciones de la universidad pública es formar ciudadanos capaces de entender un asunto grave que se ha extendido en todo el mundo, por lo que es necesario que los alumnos no sólo lo estudien, sino que también hagan propuestas.