El pleno del Senado solicitó a la autoridad federal que mitigue las consecuencias del desplazamiento interno forzado de la etnia Rarámuri, ubicada en la zona serrana de Chihuahua.

Durante la sesión ordinaria de este miércoles, el Senado solicitó a la Secretaría de Gobernación (Segob) un programa para promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de este sector de la población.

En un dictamen que se aprobó sin discusión, los legisladores destacaron que la inseguridad que enfrentan diversas etnias del país es insostenible y que las autoridades deben de llevar a cabo las acciones necesarias para reducir el desplazamiento forzado de indígenas.

También advirtió que “la sierra Tarahumara está controlada casi en su totalidad por dos grupos del crimen organizado, los cuales se han hecho del control del territorio para la siembra de amapola y han provocado un éxodo indígena”.