La Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) compartió con jóvenes, la forma para identificar la escala de violencia, a través de la herramienta de medición conocida como violentómetro.

En el auditorio del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) de la colonia Guadalupe Victoria de este municipio, la secretaria técnica de la SSEM, Norma Angélica Pérez Ramos, a través de la conferencia magistral “Violencia en el Noviazgo”, explicó al alumnado puntos importantes para reconocer posibles actos violentos que ocurran en su entorno social y familiar.

Pérez Ramos presentó la escala en el que se marcan tres niveles de alerta según los colores del semáforo.

Dijo que en primer lugar, es posible reaccionar y se pueden identificar acciones como bromas hirientes o chantaje; mentiras o engaños; la ley de hielo, culpabilizar, ridiculizar y ofender; descalificar y humillar en público.

Sostuvo que la señal amarilla, segundo nivel, indica alejarse, donde la persona agredida puede experimentar intimidación o amenazas; ser controlada, se le prohiben amistades o se le impide cercanía con ciertos familiares; es o puede ser víctima de manoseo, caricias agresivas e incluso golpes, como cachetadas o patadas.

Puntualizó que el último nivel se reconoce con el color rojo y es esencial denunciar, ya que la parte afectada puede ser aislada o encerrada; amenazada con objetos y armas o ser forzada a mantener relaciones sexuales; en el peor de los casos, se puede llegar a la mutilación o al homicidio, por lo cual es vital pedir ayuda profesional.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tres de cada diez adolescentes han sufrido violencia en el noviazgo y aunque es más común en mujeres, también lo pueden vivir los hombres.

En este contexto, la conferencista explicó que la solución es aprender a diferenciarse del otro, recuperar el poder al tomar decisiones propias, crecer individualmente, valorarse, cuidarse y reconocerse como personas independientes.