El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) confirmó hoy que los grupos armados de Sudán del Sur liberaron a más de 300 niños reclutados como soldados para sus tropas, incluidas 87 niñas.

En un comunicado, Unicef informó que este caso inicia un proceso en el que 700 menores serían dejados en libertad en las próximas semanas. Esta es la primera liberación de niños soldados por parte de grupos armados de Sudán del Sur en más de un año.

“Este es un paso crucial para lograr nuestro objetivo final de reunir con sus familias a los miles de niños que todavía están en las filas de los grupos armados”, dijo Mahimbo Mdoe, representante de Unicef en Sudán del Sur.

Mdoe añadió que esta “es la mayor liberación de niños en casi tres años y es vital que continúen las negociaciones para que haya muchos más días como este”.

Unos 215 niños fueron liberados por el Movimiento de Liberación Nacional de Sudán del Sur (SSNLM), que en 2016 firmó un acuerdo de paz con el gobierno y cuyos miembos ahora se han integrado al ejército nacional.

Además, 96 niños fueron liberados de las filas del Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés en Oposición (SPLA-IO).

Unicef precisó que el aumento de los combates en julio de 2016 había estancado el progreso logrado para garantizar la liberación de los niños soldados.

Durante la ceremonia de liberación, los infantes fueron formalmente desarmados y provistos de ropas civiles. Estos menores, además, serán sometidos a exámenes médicos y atención psicosocial como parte del programa de reintegración que implementa Unicef y organismos aliados.

Aquellos menores con parientes en el área se reunirán con sus familias, mientras que otros serán ubicados en centros de atención provisional hasta que se pueda localizar a sus familiares, indicó Unicef.

“No todos los niños son reclutados por la fuerza. Muchos se unieron a los grupos armados porque sienten que no tenían otra opción”, explicó Mdoe.

El representante de Unicef agregó que la prioridad del organismo de Naciones Unidas es proporcionar un futuro más prometedor a todos los niños de Sudán del Sur, un país sumido en la guerra desde finales de 2013.

Se estima que 19 mil niños continúan sirviendo en las filas de las fuerzas del ejército y de grupos armados, más de cuatro años después de que estallara el conflicto.

Esta semana, el grupo civil Human Rights Watch (HRW) reveló que tanto el ejército como los grupos armados de oposición de Sudán del Sur continúan reclutando niños para sus tropas, pese a sus reiteradas promesas de suspender estas prácticas.

Tras el anuncio de este miércoles, la representante especial de la ONU para niños y conflictos armados, Virginia Gamba, celebró la noticia y consideró que los infantes liberados “ahora tienen la oportunidad de reconstruir sus vidas”.

Gambia precisó que todos los menores reclutados y utilizados por las partes en el conflicto deberían ser liberados, entregados a responsables de protección infantil y protegidos de todas las violaciones graves, de conformidad con acuerdos internacionales.