La aerolínea francesa Air France anunció hoy la cancelación de decenas de vuelos en las próximas horas debido a las nevadas caídas la víspera en la región parisina.

En un comunicado, la compañía aérea afirmó que solo puede asegurar la mitad de sus vueltos de corta distancia con salida en el aeropuerto de París Orly, el segundo aeródromo internacional de la capital francesa.

Además, sólo se operarán desde este miércoles y en las próximas horas el 60 por ciento de los vuelos de media distancia con salida en el aeropuerto más importante de Francia, el de Roissy-Charles de Gaulle. Por el contrario, el 90 por ciento de los vuelos de larga distancia están confirmados.

Air France explicó que las cancelaciones se deben a “las caídas de nieve que tuvieron lugar en la región parisina y las dificultades de acceso a los aeropuertos” así como “las operaciones de tratamiento de los aviones que se ralentizaron”.

La compañía anunció además “retrasos importantes” en sus vuelos desde los dos grandes aeropuertos internacionales de la capital francesa y recomendó a sus clientes postergar sus vuelos, además de hacer cancelación o cambio gratuito de sus boletos.

La víspera París y su región, en la que se ubican los dos principales aeropuertos de Francia, registraron la mayor nevada en más de 30 años en la zona con caídas de nieve de entre 10 y 15 centímetros.

Durante este día los vuelos con destino u origen en los principales aeropuertos de París sufrieron retrasos como consecuencia de las fuertes nevadas. Los vuelos al aeropuerto internacional de Orly, sur, el segundo de mayor tráfico de la capital, fueron los más afectados por la nevada.

De acuerdo con el Ministerio de Transportes, en los aeropuertos parisinos se realizan tareas de limpieza de hielo y de descongelamiento de los aviones. Los accesos a los dos grandes aeropuertos de la capital sufrieron asimismo atascos en las carreteras o retrasos en los trenes que comunican el centro de la capital con los aeródromos.

Los problemas en los aeropuertos parisinos afectaron también a los de las ciudades sureñas de Niza y de Marsella, entre otras, que acumulan retraso y cancelaciones en sus vuelos.