Especialistas del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS atendieron a una paciente de 54 años con cáncer de tiroides, a quien aplicaron un tratamiento quirúrgico mediante una novedosa técnica de mínima invasión que permitió retirar la glándula tiroides a través de la boca, sin dejar cicatriz.

El especialista en cirugía de cabeza y cuello, Marco Antonio Piscil Salazar, explicó que con la operación a la derechohabiente que tenía un nódulo maligno en el cuello que dependía de la glándula tiroides compatible con cáncer, se evitó el desarrollo de la enfermedad.

Detalló que la intervención consistió en una incisión de un centímetro en la parte interna del labio inferior y dos cortes debajo de los caninos, con lo que se entró a la parte interna del cuello y se pudo retirar la tumoración con una mínima invasión.

Mencionó en la tiroidectomía, que es el retiro de la glándula tiroides, normalmente se hace una incisión en el cuello de unos 10 centímetros, cuando el tamaño del tumor es mayor a cinco centímetros.

Si el tumor se detecta a tiempo y mide menos de cinco centímetros, el paciente entra en el protocolo de estudio como candidato para la cirugía de mínimo acceso, refirió el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Indicó que el procedimiento tuvo una duración de casi dos horas y media e intervino un equipo multidisciplinario de especialistas en cirugía general, de cabeza y cuello, cirujanos laparoscópicos y anestesiólogos.

Piscil Salazar y un grupo de médicos fueron enviados por el IMSS a Bangkok, Tailandia, para recibir capacitación durante mes y medio, toda vez que este país es el líder en cirugías de este tipo.