Petrobras, la compañía petrolera paraestatal de Brasil, se está preparando para lanzar una licitación por su refinería ubicada en la comunidad de Pasadena, un suburbio al este de Houston, Texas, informó hoy el periódico The Houston Chronicle.

La instalación, que tiene una capacidad para refinar 110 mil barriles de petróleo por día, estuvo sujeta a investigación por las autoridades brasileñas durante la denominada Operación “Car Wash”, una investigación en curso que ha expuesto la corrupción y los generalizados lazos entre políticos y empresas en Brasil y en otros lugares.

La refinería de Pasadena atrajo la atención de los investigadores, ya que los fiscales y auditores creían que la compra de la instalación en 2006 había implicado sobornos a los ejecutivos de Petrobras.

Petrobras, que el mes pasado acordó pagar casi tres mil millones de dólares para resolver una demanda relacionada con la corrupción presentada por accionistas de Estados Unidos, ha anunciado planes de desprenderse de unos 21 mil millones en activos tras su participación en el escándalo.

La refinería es la única instalación petrolera de Petrobras en Estados Unidos y fue adquirida en su totalidad en 2012.