La seguridad ha sido una de las principales ganancias en el cambio de sede del Carnaval de esta ciudad, pues aunque aún existen voces que demandan su regreso al Paseo de Montejo, actualmente el festejo, quie inicia este miércoles, se realiza en un recinto más seguro y amplio, según sus organizadores.

La sede del Carnaval de Mérida fue cambiada en el 2014 al recinto ferial ubicado en la comisaría meridana de Xmatkuil, luego de décadas de hacerse en el popular Paseo de Montejo, hecho que hasta ahora permanece como motivo de polémica y discusión en las redes sociales.

Hace cuatro años, el entonces alcalde Renán Barrera Concha decidió trasladar los tradicionales festejos a la sede antes mencionada, en donde año con año se realiza también la Feria Yucatán, uno de los eventos comerciales, culturales y agropecuarios más importantes de la entidad.

La decisión fue apoyada por varios sectores de la población, en especial por comerciantes, hoteleros y restauranteros que padecían los problemas relacionados con la aglomeración de gente en el Paseo de Montejo, como era la acumulación de basura y problemas de seguridad relacionados con el abuso de bebidas alcohólicas.

También los festejos se realizaban entre reclamos de automovilistas que se veían afectados por el cierre de calles aledañas que, según alegaban, “dividía a la ciudad en dos partes” y hacía de las vialidades un auténtico caos.

Eso ha permitido que el Paseo de Montejo luzca actualmente una imagen diferente a la que tuvo por años, pues las plantas y árboles han crecido y se ha reactivado la actividad económica en varios puntos de la icónica avenida.

Sin embargo, otro sector de la población ha manifestado su rechazo a la medida tomada por las autoridades municipales, e incluso, en los primeros dos años se realizaron “carnavales alternativos” patrocinados por algunos partidos políticos en el Paseo de Montejo que poco a poco fueron desapareciendo.

Para la presidenta del Comité Organizador del Carnaval de Mérida, Abril Ferreyro Rosado, la discusión sobre el sitio donde se debe realizar el festejo, “ya es un tema que compete a otros ámbitos” y, en el caso específico del Comité, la misión es organizar la fiesta donde las autoridades municipales lo dispongan.

“Me ha tocado organizar los carnavales en los dos sitios (Paseo de Montejo y Plaza Carnaval) y puedo decir que en ambos casos ha habido momentos muy buenos y espectaculares, aunque también ya hablamos de un carnaval muy diferente”, explicó.

“Esta sería nuestra quinta edición del festejo en Plaza Carnaval y puedo decir que ya está muy bien posicionado, ya hicimos un balance de qué es lo que funciona y qué es lo que no, qué es lo que le gusta a la gente que asiste y es lo que hemos reforzado todos estos años”, añadió.

Sostuvo que uno de los cambios más positivos es que ahora asisten más familias con sus hijos precisamente porque lo consideran un sitio mucho más seguro y con más áreas para personas con discapacidad, por lo que también ha aumentado la presencia de ese sector de la población.

Precisó que se espera que la cifra de visitantes en la edición 2018, que inicia este miércoles, aunque las actividades en Plaza Carnavalse realizarán de 9 al 14 de este mes, supere las 250 mil personas por día.

Por su lado, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Mérida, anunció en días pasados que participará por tercer año consecutivo en el Carnaval de la ciudad, cuyo tema es “Las Playas del mundo”, para apoyar con la continuidad de ese festejo que forma parte de las tradiciones y costumbres del pueblo yucateco.

El presidente de ese organismo empresarial, Juan José Abraham Daguer, resaltó que participan en la promoción de las tradiciones y costumbres que los meridanos tienen y disfrutan, “con el objetivo de que arraigue en las nuevas generaciones y se conviertan en el motivo de convivencia entre familias”.

Aseguró que el Carnaval de Mérida es para la sociedad yucateca una de las fiestas anuales de mayor importancia que se realiza en la ciudad y que reúne durante los cinco días de su celebración a miles de personas, de todas las edades, que salen en busca de diversión.

“Estar presente en el carnaval de Mérida tiene un importante significado, pues de esa forma le decimos a los ciudadanos que los empresarios estamos comprometidos para impulsar las acciones recreativas, que fomenten la convivencia y abonen al fortalecimiento del tejido social”, finalizó.