El Banco Mundial (BM) emitió bonos para el desarrollo sostenible por mil 360 millones de dólares, a fin de otorgar protección contra terremotos de manera colectiva a Chile, Colombia, México y Perú, países que conforman la Alianza del Pacífico.

La institución financiera destacó que esta es la mayor operación de cobertura de riesgo soberano, la segunda mayor emisión en la historia del mercado de bonos catastróficos y la primera vez que Chile, Colombia y Perú acceden a los mercados de capitales para obtener un seguro contra desastres naturales.

En un comunicado señaló que la colocación, a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), también es la mayor transacción de bonos catastróficos del BM hasta la fecha, lo que lleva la cifra total de transacciones de riesgo que el banco ha facilitado a cuatro mil millones de dólares.

Destaca que la emisión está integrada por cinco clases de bonos del Banco Mundial: uno por Chile, otro por Colombia, otro por Perú y dos por México.

Con sus respectivos bonos, detalló, Chile recibirá 500 millones de dólares, Colombia 400 millones de dólares, México 260 millones de dólares y Perú 200 millones de dólares en cobertura de riesgo.

Indicó que cada clase de bono tiene diferentes términos pero todos están diseñados para cubrir riesgos por terremotos, su activación es paramétrica y depende de los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Los bonos de Chile, Colombia y Perú les proveerán cobertura por tres años; mientras que los de México por dos años, añadió el Banco Mundial.

Resaltó que la transacción tuvo una fuerte demanda, al ofrecer diversificación al mercado en la forma de riesgos no correlacionados de cuatro diferentes áreas geográficas, participaron más de 45 inversores de todo el mundo y la transacción atrajo casi dos mil 500 millones de dólares en órdenes de inversión.

“Ayudar a nuestros clientes en el manejo de riesgos y construir resiliencia ante los desastres naturales es una prioridad estratégica del Banco Mundial”, dijo la vicepresidenta y Tesorera de este organismo, Arunma Oteh.

“Esta histórica transacción fortalece el rol del Banco como pionero en el respaldo de instrumentos de mercados de capitales y muestra nuestra habilidad para unir a los países en una transacción que transmite el riesgo y los apoya ante lo inesperado”, agregó.

“Cuando hay gente tan sólo a un desastre de caer en la pobreza, el manejo de riesgo es una prioridad de desarrollo”, dijo el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar.

“Estos bonos catastróficos de la Alianza del Pacífico son una muestra de la innovación que se genera cuando el Banco Mundial y la región de América Latina y el Caribe trabajan en conjunto”, comentó.

La transacción forma parte del amplio trabajo del Banco Mundial para apoyar a Chile, Colombia, México y Perú -los miembros de la Alianza del Pacífico- en el manejo de riesgo ante desastres naturales.

Al estructurar la transacción como una colocación conjunta, los países se benefician al reducir costos legales y otros gastos.