Los vuelos con destino u origen en los principales aeropuertos de París sufren hoy retrasos como consecuencia de las fuertes nevadas que cayeron la víspera sobre la región de la capital francesa.

El aeropuerto internacional de Orly, sur de Francia, el segundo de mayor tráfico de la capital, es el más afectado por la nevada.

Debido a los doce centímetros que cayeron en el aeródromo los vuelos salen o llegan con retraso de una o dos horas en promedio, reportaron fuentes aeroportuarias.

Como consecuencia de la nevada un vuelo de la aerolínea Tunisair permaneció la víspera cerca de cinco horas varado en Orly con sus pasajeros dentro del avión.

De acuerdo al Ministerio francés de Transportes en el aeropuerto se realizan tareas de limpieza de hielo y de descongelamiento de los aviones.

En el principal aeropuerto de París, Charles de Gaulle, también se registran retrasos de varias horas y anulaciones en los vuelos, confirmaron las fuentes.

Los accesos a los dos grandes aeropuertos de la capital sufren asimismo atascos en las carreteras o retrasos en los trenes que comunican el centro de la capital francesa con los aeródromos.

Los problemas en los aeropuertos parisinos afectan también a los de las ciudades sureñas de Niza y de Marsella, entre otras, que acumulan retraso en sus vuelos. Seis vuelos entre Marsella y el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle fueron anulados.

El resto de vuelos con origen en Europa o resto del mundo también acumulan retrasos. Esta mañana los vuelos entre el aeropuerto de Barajas, Madrid, España, acumulaban retrasos de varias horas con el aeropuerto parisino de Orly.

Durante la jornada de ayer las nevadas en la región parisina dejaron entre cinco y 15 centímetros de nieve en la región parisina, 12 en el centro de París.

La ministra francesa de Transportes, Elisabeth Borne, declaró este miércoles que la situación en las carreteras, aeropuertos y estaciones de tren siguen siendo complicadas y llamó a los automovilistas a no utilizar los autos y a postergar los viajes en tren y avión.