La conservadora Unión Democristiana (CDU), su socio bávaro Unión Cristianosocial (CSU), y el Partido Socialdemócrata (SPD), de Martin Schulz, alcanzaron esta mañana un acuerdo para gobernar juntos los próximos cuatro años en Alemania, según adelantan algunos medios germanos como Spiegel y Tagesschau.

Otras agencias apuntan que por el momento los partidos se pusieron de acuerdo en el reparto ministerial del nuevo ejecutivo conocido como de Gran Coalición, que reedita la fórmula que gobernó el país en los últimos cuatro años.

Y señalan que se están negociando los últimos detalles del acuerdo final.

Todo ello después de más de 20 intensas horas de negociaciones el martes con el objetivo de poner fin al periodo más largo de la historia moderna sin un gobierno activo en Alemania.

Los principales escollos del acuerdo final se centraban hasta ahora en política sanitaria y laboral y el país amaneció con algunos escépticos que apuntaban incluso la posibilidad de que no hubiera acuerdo, tras varias postergaciones de las negociaciones. Inicialmente, las partes pretendían tenerlo listo el pasado domingo.

La situación es delicada: los socialdemócratas necesitan logros en política laboral y sanitaria para poder convencer a sus bases de que apoyen el acuerdo. Y es que sin el apoyo de las bases ese acuerdo también fracasaría porque el partido lo sometería al voto de sus 440 mil militantes.

Los socialdemócratas piden limitar los contratos laborales y el fin de lo que consideran una “medicina de dos clases” que discrimina a quienes tienen un seguro público frente a los que tienen uno privado.

La canciller Angela Merkel llamó el martes a hacer “cesiones dolorosas” para conseguir el acuerdo, mientras Schulz habló del “día decisivo”.

La CDU de Merkel ganó las elecciones el 24 de septiembre pero sin el apoyo necesario para formar gobierno.

Tras un intento de formar un tripartido con los Verdes y los liberales del FDP, cuyas negociaciones fracasaron, los socialdemócratas, que en un principio rechazaron volver a gobernar con Merkel, accedieron a negociar para evitar la repetición de elecciones.

Alemania lleva desde entonces con un gobierno en funciones, algo inédito en el país durante tanto tiempo.