Los países de Centroamérica deberán esforzarse por superar el reto de la crisis del aprendizaje, un mal que repercutiría en la pérdida de oportunidades y bajos sueldos para millones de estudiantes de países de ingreso medio y bajo, dijo hoy la representación en Guatemala del Banco Mundial (BM).

La institución se refirió en un comunicado al análisis del Informe sobre el Desarrollo Mundial 2018 del BM que, en su capítulo sobre Educación, advirtió sobre una “crisis del aprendizaje” a escala mundial.

El informe señaló que millones de jóvenes estudiantes de países de ingreso medio y bajo perderían oportunidades y estarían condenados a percibir bajos sueldos debido al pobre nivel de la enseñanza primaria y secundaria

El BM, que apoya al sector educativo con cuatro proyectos de inversión por un monto de 345 millones de dólares en Costa Rica, Nicaragua y El Salvador, convocó al foro sobre calidad educativa realizado en Managua.

El vicepresidente del BM para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, expuso en la reunión que millones de niños y jóvenes son afectados por una “escolarización sin aprendizaje” que limita sus posibilidades de desarrollo futuro.

Consideró imprescindible mejorar la calidad de la educación, en virtud de que representa “una condición fundamental para reducir la pobreza y ampliar las oportunidades para todos”.

La llamada “crisis de aprendizaje” se refleja en los bajos resultados obtenidos en las pruebas de los estudiantes de primaria en Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, principalmente, de acuerdo con los resultados de un estudio especializado.

El reporte del BM recomendó una serie de acciones para resolver “la grave crisis del aprendizaje”, como realizar evaluaciones más eficaces de la situación, y movilizar a los distintos sectores de la sociedad para lograr el “aprendizaje para todos” pero con calidad.

En la reunión sobre calidad educativa en Centroamérica participaron autoridades y representantes del sector privado y de la academia de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.