El secretario de Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, señaló que el tema del outsourcing, que ha provocado división, se excluirá de la discusión de la iniciativa de ley secundaria de la Reforma Laboral en el Senado de la República, la cual deberá realizarse antes del 26 de febrero.

El funcionario federal dio a conocer que esta propuesta sufrirá cambios sustantivos, y que ya se está hablando con organizaciones sindicales, abogados laborales, empresarios y senadores, e indicó que el tema que ha provocado más controversia es el de la subcontratación.

En conferencia de prensa, dijo que la discusión ahora está en la cancha del Poder Legislativo, y que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) considera que el contenido de la propuesta no cumple con el objetivo que se planteaba. Por lo menos deberían mantener las tres condiciones establecidas en la ley laboral de 2012.

Otro de los temas que se quedarán en la iniciativa que se discute en comisiones es el del tripartismo en los nuevos tribunales laborales, pues esta figura ha dado resultados importantes y el órgano de gobierno no tendrá responsabilidad sustantiva, sino solamente en el patrimonio de la institución.

Sostuvo que es una ley de avanzada porque hemos hablado mucho con el sector obrero y garantiza los derechos de los trabajadores.

Expresó que en el caso de la subcontratación hay abusos y se tienen que corregir. “Tiene que cumplir con las disposiciones fiscales y de la ley”, subrayó.

El encargado de la política laboral del país, puntualizó que la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje se llevará a cabo en un plazo de cuatro años, en lo que se desahogan todos los casos pendientes de solución. En tanto los nuevos tribunales laborales empezarán de cero.

Por otra parte, afirmó que el capítulo laboral no será un elemento que dificulte la negociación del Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pese a las acusaciones que desde Canadá y Estados Unidos se hacen a nuestro país por los bajos salarios.

Los negociadores mexicanos llevan esa discusión en la mesa y no en declaraciones de autoridad frente a posiciones de sindicatos, por más validez que tengan; en la mesa es donde México ha expuesto las condiciones y los márgenes. “La racionalidad va a imperar sobre la estridencia en las pláticas del TLCAN”, estableció.

Campa Cifrián aseguró que los tres países terminarán ratificando el acuerdo comercial, pues los beneficios son mutuos.

Hizo notar que las inversiones a nuestro país siguen fluyendo, un ejemplo de ello es el sector automotriz, en el que los indicadores de exportaciones nos señalan que tenemos un récord, y eso sin firmar aún el tratado México, Canadá y Estados Unidos.