En México hay una alta población de perros y gatos que es vulnerable a adquirir enfermedades por garrapatas, sobre todo en época de calor, y transmitirlas fácilmente a los humanos, advirtieron médicos veterinarios.

Estos “pequeños” parásitos son capaces de provocar las enfermedades de Lyme, fiebre manchada, erliquia y bartonelosis, por ejemplo, tanto en mascotas como personas, aseveró el experto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Juan Pablo Martínez Labat.

Explicó que dichas enfermedades ocasionan en los humanos desde fiebre, dolores articulares, pérdida de la visión, problemas respiratorios, cardiacos, gastrointestinales y daño neurológico, hasta parálisis facial.

“Se puede presentar desde un ataque agudo, un problema que resulta importante en su inicio, pero tiende a volverse crónico-degenerativo que va lesionando las diferentes zonas del cuerpo”, manifestó en rueda de prensa.

Incluso, dijo Camilo Romero, veterinario zootecnista e investigador en parasitología del Centro Universitario Amecameca de la Universidad Autónoma del Estado de México, los pacientes con el sistema inmunodeprimido tienen mayor riesgo de adquirir alguno de esos padecimientos.

Para Martínez Labat, investigador de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, el problema de salud tiende a acentuarse conforme hay una mayor conexión entre los seres humanos y los animales de compañía.

“Se ha llegado a un punto en el que el vacío de una persona lo lleva a sustituir a sus familiares con un perro o gato, e incluso el apego obedece a algún tipo de alteración psicológica”, argumentó.

De las 174 enfermedades infecciosas transmitidas de animales a humanos, 53 están asociadas a afecciones parasitarias y son contagiadas por los perros, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el especialista manifestó que el problema de salud pública es aún mayor, porque México tiene una alta población de perros y gatos positivos a parásitos.

Estimó que en el país hay unos 20 millones de canes, de los cuales 46 por ciento tiene algún tipo de parásito, empero la incidencia incrementa hasta 78 por ciento en las zonas rurales, en donde la proliferación de las garrapatas es “terrible” porque una hembra es capaz de producir hasta cinco mil huevecillos.

“Esta cuestión es grave porque las personas viajan más con sus perros”, argumentó el veterinario, al señalar que las garrapatas “son normales” en los estados de Morelos, Querétaro y aquellos de la zona norte por las altas temperaturas.

En tanto, Camilo Romero insistió en que la falta de higiene, el inadecuado manejo de las heces, la exposición con otros animales, la etapa de desarrollo, el estado nutricional, el ambiente donde se vive y la ausencia e ignorancia de un control veterinario, son los principales factores que conducen a las mascotas a contraer esos parásitos.

Por ello, recomendó a la ciudadanía poner mucha más atención en la higiene y salud de sus mascotas, y sobre todo evitar dormir y comer con ellos, besarlos y tratarlos como sus “perrihijos”.