Pregunta de infancia inspiró libro “Mi hermano derecha” de Pamela Pulido

Pamela Pulido nació en la ciudad de Monterrey hace 30 años y desde muy pequeña se preguntaba “¿Qué es el talento?”, porque a pesar de sus grandes esfuerzos en la escuela, veía cómo otras niñas...

Pamela Pulido nació en la ciudad de Monterrey hace 30 años y desde muy pequeña se preguntaba “¿Qué es el talento?”, porque a pesar de sus grandes esfuerzos en la escuela, veía cómo otras niñas destacaban más que ella. Y hasta la fecha, nadie ha podido responder satisfactoriamente a esa pregunta; por eso, escribió el libro “Mi hermano derecha”.

Egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, Pulido es la ganadora del Premio Barco de Vapor 2017 por el mencionado libro que trata de un niño diestro, pero no es un diestro cualquiera. Tiene el potencial de ser pícher con la bola más rápida de todos los tiempos, explicó la autora en entrevista con Notimex.

El narrador de la historia es “Sam”, la mano izquierda de un niño diestro. Si se considera que las manos son como hermanos, “Sam” siempre se pregunta por qué su hermano, la mano derecha, tiene más habilidades y, desde su punto de vista, es más talentoso que él. “A esta edad, necesitaba yo obtener una respuesta, y a través de esta historia, ya la halle”.

Reveló que es “diestra, muy diestra”, y “torpe, muy torpe” con su mano izquierda. Por eso imaginó qué pensaría (si pudiera hacerlo) su mano izquierda al ver que los logros personales se deben a la mano derecha. Ejemplificó con la escritura de este libro que ya le granjeó 150 mil pesos que le permitirán dos años sabáticos que dedicará a escribir.

El libro, dijo la entrevistada, tiene como público meta a los niños (y los adultos también) que tengan la duda y el miedo sobre ser capaces de llevar a cabo satisfactoriamente una actividad determinada. “Cuando tenemos esa pregunta, este libro quizá nos podría ayudar a descubrir si somos o no capaces de hacer cosas inteligentes y bien hechas”, subrayó.

La pretensión, aseguró, es que muchos niños lo lean, por eso intentó hacer una novela no tan arraigada en las costumbres y forma de vida en Monterrey. “En mi ciudad natal, el beisbol es el deporte por excelencia, pero no mencionó ‘Monterrey’ ni ‘México’, nada más toco el tema del beisbol, para que niños de otras entidades y países lo acepten bien”.

Ella piensa que las personas siempre están descubriendo quiénes son. “Pero de niño, existen muchas áreas de competencia y en esa etapa de la vida no estamos preparados para enfrentarlas; hay quienes tienen facilidad para las matemáticas, o para correr, y en esos casos cada uno se califica de inmediato al ver las capacidades propias y las de los demás”.