La energía limpia ha dejado de ser por completo un tema de moda y se ha convertido en un tema de competitividad, que además de garantizar un ambiente más limpio, permite un desarrollo sostenible en el tiempo.

El subsecretario de Planeación y Transición Energética, Leonardo Beltrán Rodríguez, aseguró lo anterior al participar en la inauguración del Foro Mundial de Desarrollo Sustentable 2018, en representación del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Durante su intervención, destacó la transición que ha vivido México tanto en el ámbito nacional como internacional en materia energética y que no hubiera sido posible sin la respectiva reforma, que permitió el ingreso de tecnología nueva e iniciativas que han enriquecido a la cadena de valor del sector.

Como resultado de ello, se aprecia un sector energético mexicano competitivo en el que incluso se ha superado la meta de inversión de 80 mil millones de dólares al ser hoy de hasta 150 mil millones de dólares.

De hecho, dichas inversiones permiten tener programados proyectos de generación de siete mil a ocho mil megawatts en los próximos cinco años, para lo cual se proyectan 65 nuevas plantas en la mitad de los estados de la República.

Hoy, dijo, uno de cada dos de estos estados atrae estas inversiones en flujo energético, en términos de negocio y que se han traducido en la generación de empleo permanente, lo que ha mandado un mensaje fuerte a la comunidad internacional.

De hecho, aseguró qué tal ha sido la dinámica que ha tenido el sector energético de fuentes limpias, que tan sólo los costos de recursos solares se han reducido de 48 dólares por Megawatt hora (MWh) a 20.5 dólares.

En el transcurso de un año, dijo, el desarrollo tecnológico, las condiciones naturales del sector y la dotación de recursos han favorecido un entorno de certeza jurídica y un modelo conocido a nivel internacional llevó a bajar a la mitad el costo de generación de energía eléctrica.

Es así que a partir de todos estos procesos que han derivado de las reformas estructurales, ahora el nuevo modelo de crecimiento y desarrollo en México tiene bases de economía sustentable.

Esta política y esta visión de país es la política de Estado que tiene México y es uno de los elementos centrales por los cuales se han obtenido los resultados que se comparten en términos de competitividad para generar energía eléctrica limpia en el país, concluyó.