El vicecoordinador de la bancada perredista en la Asamblea Legislativa, Raúl Flores García, lamentó que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) haya votado contra decretar a 2018 el “Año de Civilidad Política y Democrática en la Ciudad de México".

El diputado local acusó a los morenistas usar la violencia a su favor sin importar quien resulte lesionado, cuando un pacto de civilidad entre pares es un gesto muy valioso para llegar a acuerdos, y la historia mundial los ratifica como instrumentos de diálogo en los momentos más álgidos para la humanidad.

Ante la negativa del grupo parlamentario de Morena a avalar en la diputación permanente de la Asamblea la propuesta de la diputada de Movimiento Ciudadano, Vania Ávila García, el perredista recordó que en diciembre pasado siete de 10 partidos políticos con registro en el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECDMX) firmaron un acuerdo de civilidad.

Dijo que Morena y los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social desprecian una herramienta muy útil ante cualquier hecho violento en el actual proceso electoral, y aseguró: “Con esta nueva negativa, Morena muestran una vez más en el recinto legislativo una posición primitiva e iletrada para victimizarse aprovechando un tema muy delicado".

Agregó que los diálogos cerrados no representan un talante democrático y sólo buscan preservar el autoritarismo, el verticalismo, la visión única y la posición de un partido que solo concibe el país bajo la posición de un solo hombre, al cual todos tienen que someterse.

Al defender la propuesta para que el jefe de Gobierno decrete a 2018 como el “Año de Civilidad Política y Democrática en la CDMX”, dijo que posicionar a favor de la propuesta de la diputada de Movimiento Ciudadano es dar un voto a favor de la voluntad política para evitar la violencia.

"Por eso me avergüenza que Morena venga aquí a decir que no se valen los mecanismos colectivos, la pluralidad de las decisiones y el compromiso público a favor de la civilidad política", enfatizó.