La actriz mexicana Marimar Vega, protagonista de “La Boda de Valentina”, que se estrena en México y Estados Unidos el 9 de febrero a tiempo para el Día de San Valentín, dijo que la cinta llega en un buen momento para reírse un poco del “amor y odio” que siempre ha habido entre los dos países.

“Es una comedia romántica donde creo que se van a reír mucho, donde la gente que vive fuera de su país va a entender perfectamente lo que le pasa a Valentina –su personaje-", dijo la artista a Notimex. 

“Creo que todo los que vivimos fuera cada vez que vamos a nuestro país, nos damos cuenta de que estamos muy felices en Estados Unidos, pero también estamos muy felices cuando vamos a nuestros países”, señaló la actriz residente en Los Ángeles, California.

La actriz, de 34 años e hija del fallecido actor Gonzalo Vega, señaló además que esta comedia romántica llega en un momento muy oportuno para reírse un poco de lo que está pasando con la retórica antiinmigrante en Estados Unidos.

“Creo que siempre ha habido un amor y odio entre México y Estados Unidos y creo que llega en un muy buen momento en el sentido de lo que estamos viviendo aquí y también de que hay elecciones en mi país”, dijo.

“Creo que los mexicanos en general tenemos un muy buen sentido del humor para burlarnos de las tragedias y de las cosas malas que nos pasan”, señaló.

Y es que la cinta trata en forma satírica algunas situaciones como el que una mexicana que se niega a hablar en español, le niega el visado a Valentina para entrar a Estados Unidos.

En la cinta dirigida por Marco Polo Constandse, Valentina parece tener la vida perfecta en Nueva York, con un trabajo y un novio perfecto.

Cuando su novio, Jason (Ryan Carnes), le propone matrimonio, le pide que vayan a conocer a su familia en Mexico, y es ahí cuando empieza la locura, sumándose su exnovio Ángel (Omar Chaparro), quien comienza una competencia con Jason por el amor de Valentina.

Vega, quien es conocida por papeles como el de Sara Castelan en la telenovela "Eternamente tuya", dijo que más allá de estereotipos que ven a la mujer mexicana como fiel, su personaje es una representación de las mujeres de hoy en día “que tenemos huevos”.

La actriz señaló que la cinta representa un parteaguas en su carrera en el sentido de que enfrentó el reto de hablar en inglés y español por primera vez y expresó su esperanza de que “sea un exitazo y se vuelva el proyecto más importante" de su vida.