En su propuesta para ofrecer ciudadanía a 1.8 millones de “dreamers” durante su informe al país, el presidente estadunidense Donald Trump insiste en negociar con la vida de estos inmigrantes a cambio de deportar a sus papás, afirmó la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC).

“No podemos negociar con la vida de los 'dreamers' a cambio de deportar a sus papás, a sus hermanos, y a cambio de poner más dinero de nuestros impuestos en una frontera que ya está bastante asegurada”, dijo la vocera de la FLIC, Melissa Taveras.

La propuesta de Trump plantea eliminar la lotería de visa y la posibilidad de reclamar a familiares que no sea esposos o hijos.

“Cada una de sus propuestas pone a nuestras comunidades en riesgo, le quita valor a la dignidad del resto de los inmigrantes y no me parece que ninguna de ellas sea necesaria”, señaló Taveras.

La congresista estatal demócrata de Florida, Annete Tadeo, opinó a su vez que Trump ha demostrado a pesar de su discurso de unidad que sus acciones hablan más que sus palabras y “son de división”.

Tadeo señaló que incluso en el Congreso Trump ha querido pasar medidas solo partidistas del lado republicano, por lo que tienen muy pocas esperanzas de que sus palabras se vayan a ver reflejadas “en acciones de unidad”.

María Angélica Rodríguez, una “dreamer” -como se conoce a los menores de edad que fueron traídos a este país en forma indocumentada por sus padres-, dijo que si el precio de lograr la ciudadanía es que sus familiares queden desprotegidos, prefiere no aceptarla.

“Yo pienso que es terrible, muchos de nosotros sentimos que nos están utilizando para políticas antiinmigrantes”, afirmó en declaraciones a la prensa local.