Con el objetivo de erradicar el acoso sexual y discriminación contra las mujeres en las compañías, la  Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Nuevo León lanzó un servicio denominado Política de Integridad Empresarial.

El presidente de la Coparmex estatal, Federico Pozas García, aseguró que existe una fuerte preocupación entre el empresariado por este problema de tipo laboral.

Refirió que de acuerdo a una encuesta, el año previo en la entidad un total de 694 mujeres dijeron haber abandonado su empleo a causa de la discriminación y el acoso sexual, lo que representa un 1.5 por ciento de quienes dejaron su trabajo.

“Estamos lanzando un servicio llamado Política de Integridad Empresarial, el cual busca prevenir y detectar actos de corrupción o actos contrarios a la ética y las finalidades de la empresa“, dijo.

Puntualizó que “el acoso sexual en el lugar de trabajo es un problema que nos afecta a todos, desde luego a las víctimas, por todo lo que implica, desde el maltrato sicológico, la humillación y aislamiento, hasta las consecuencias en su desempeño laboral”.

La empresa, señaló, también se ve perjudicada, pues disminuye su productividad al efectuar el trabajo en equipo y la motivación, al provocar ausentismo y en general amenazar el entorno laboral.

Dicho programa, indicó, está orientado principalmente a las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), en donde se incluye el apoyo para la elaboración de códigos de conducta para la prevención de estos problemas.

El directivo mencionó que según el Inegi, en el periodo más reciente, a nivel nacional 45 de cada 100 mujeres fueron víctimas de algún acto violento, principalmente de tipo emocional, sexual y discriminación en sus centros de trabajo.

Señaló que el año pasado en todo el país el 2.3 por ciento de las mujeres que dejaron su empleo los hicieron por motivo de discriminación y acoso sexual.

En este tipo de problemas, apuntó, la cifra denunciada por lo general es muy inferior a la cifra real de casos enfrentados por las mujeres que trabajan en México.

“Este es un tema que no podemos pasar por alto y las empresas debemos ser ejemplo y las principales interesadas en erradicarlo”, subrayó.