La primera ministra británica, Theresa May, afirmó hoy que Reino Unido buscará una cooperación más estrecha con China, ante su retiro de la Unión Europea (UE), al inicio de una visita oficial de tres días al gigante asiático. 

"Estamos decididos a profundizar aún más nuestra relación comercial y somos ambiciosos en lo que será nuestra futura relación comercial", expresó May tras una reunión con el primer ministro chino, Li Keqiang, quien le dio la bienvenida en una ceremonia en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing. 

En una conferencia de prensa conjunta, la jefa de gobierno británica destacó la importancia de su visita oficial a China de cara a la próxima salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), proceso conocido comúnmente como Brexit, acrónimo de las palabras Britain y exit (Gran Bretaña y salida). 

“Reino Unido y China son socios globales a largo plazo”, subrayó May, tras revelar los planes de su gobierno de mejorar las relaciones comerciales entre las dos naciones, así como sus vínculos de cooperación en otros sectores, incluido el científico y educativo. 

La primera ministra reveló que durante su visita, los dos países firmarán acuerdos de cooperación por más de nueve mil millones de libras esterlinas (unos 11 mil 200 millones de dólares) y que China acordó levantar la prohibición de las exportaciones británicas de carne vacuna en los próximos seis meses. 

"También acordamos abrir el mercado chino para permitir que nuestra gran experiencia en servicios financieros del Reino Unido llegue a más consumidores chinos", destacó May antes de trasladarse a la ciudad central de Wuhan. 

El primer ministro chino, por su parte, destacó que las relaciones entre China y Reino Unido viven en la actualidad una “era dorada” y que “no variará con los cambios futuros de las relaciones” que tenga Londres con el bloque europeo. 

"Si bien debemos adaptarnos a estos cambios, evaluaremos y hablaremos sobre los futuros acuerdos bilaterales de comercio e inversión, para seguir impulsando las relaciones entre China y Reino Unido, incluidos los vínculos comerciales y comerciales", indicó. 

Hablando en el avión en su camino a Wuhan, May reveló que su país estaba buscando un acuerdo de libre comercio con China, el cual, consideró, debe hacerse “inmediatamente para abrir el acceso al mercado para las firmas británicas”. 

"China es un país con el que queremos hacer un trato comercial", subrayó May en declaraciones a los periodistas que viajaban a bordo del avión de la Royal Air Force, según un reporte de la agencia de noticias Xinhua. 

"Creo -agregó- que hay más cosas que podemos hacer mientras tanto... en términos de analizar las posibles barreras al comercio y la apertura de los mercados para garantizar que las empresas británicas puedan hacer un buen comercio con China", mencionó la primera ministra.