La industria automotriz británica exigió certidumbre ante la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), proceso conocido como Brexit, y advirtió que 10 por ciento de sus ventas al exterior estarían en riesgo.

El director ejecutivo de la Asociación de Fabricantes de Autos (SMMT por sus siglas en inglés), Mike Hawes, pidió claridad al gobierno ya que 10 por ciento de sus exportaciones están en peligro tras el Brexit.

“Urgentemente pedimos claridad en los acuerdos transitorios para Brexit, acuerdos que deben mantener todos los beneficios actuales o de lo contrario el 10 por ciento de nuestras exportaciones estarían amenazadas de la noche a la mañana”, aseguró.

Un documento oficial filtrado a la prensa esta semana señala que el Brexit provocará una caída de la economía de entre 2.0 y 8.0 por ciento en los próximos 15 años y uno de los sectores más golpeados será el automotriz.

Hawes señaló que no “es una sorpresa” ese resultado y es consistente con la visión de la SMMT desde el resultado del referéndum sobre el Brexit en 2016. "Hemos dicho que cualquier cambio fuera de los tratados actuales invariablemente va a afectar la competitividad de nuestra industria, y eso es lo que queremos evitar”, aseveró.

Al reunirse con la prensa extranjera en esta ciudad, Hawes mencionó que su industria espera seguir contando con los beneficios de los acuerdos comerciales que la UE mantiene con otros países como México, durante el periodo de transición que se espera dure dos años a partir de 2019.

La industria automotriz espera contar con tiempo suficiente durante el período transitorio para evitar una “caída abismal”, ya que su mercado de exportación principal son los 27 países de la Unión Europea.

Al presentar sus resultados anuales de venta y producción, la SMMT informó que la producción de autos tuvo un declive de 3.0 por ciento en 2017, su primera caída en los últimos ocho años.

El año pasado la industria produjo un millón 671 mil vehículos y a pesar de la caída en las manufacturas, su producción se ubica en el segundo nivel más alto de los últimos 17 años.

En cuanto a las exportaciones, la UE sigue siendo el principal destino de los vehículos con 54 por ciento, seguida de Estados Unidos (16 por ciento), China (8.0 por ciento) y Australia (2.9 por ciento). Entretanto, la demanda de autos británicos creció en otros países como Japón (25 por ciento), así como China y Canadá, con 20 por ciento cada uno.

La industria automotriz británica exporta el 86 por ciento de su producción a más de 160 naciones, incluido México, país que se ubica en el lugar número 31 en cuanto a ventas de autos producidos en Gran Bretaña y el vehículo más popular es el Mini Cooper, de acuerdo con la SMMT.