El Gobierno de Jalisco emitió el decreto de Zona de Recuperación Ambiental al Cerro El Tajo, ubicado en los municipios de Tlajomulco de Zúñiga y Zapopan, informó la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet).

En un comunicado, la titular de la dependencia, Magdalena Ruiz Mejía, dio a conocer se trata del primer decreto de protección en dicha zona de vulnerabilidad colindante con el Bosque La Primavera e incluye varias colonias de los municipios de Tlajomulco de Zúñiga y Zapopan.

Precisó que la superficie protegida es de mil 684 hectáreas, y con esta acción se evitarán los cambios de uso de suelo forestal a urbano en la zona de recuperación ambiental, lo que permitirá armonizar los usos de suelo urbano con los servicios ambientales en la zona.

Añadió que se contribuirá a la continuidad del bosque de Pino-Encino en el Cerro El Tajo, estableciendo la frontera forestal con el Área de Protección de Flora y Fauna del Bosque La Primavera y se evitarán modificaciones en la topografía del lugar para reducir los riesgos que pudieran generarse a asentamientos humanos colindantes.

El titular de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa), José Rentería González, subrayó que también está tomando en cuenta situaciones muy específicas de vulnerabilidad y de resistencia del suelo.

Sobre todo, comentó, de la topografía para advertir si hay o no hay la posibilidad de que se puedan realizar asentamientos humanos, ya que cuenta con zonas tipo de suelo y pendientes que pueden ser fácilmente erosionables.

“Inestabilidad en sus laderas y poca susceptibilidad de deslaves y deslizamientos, de ahí la importancia de que en este decreto también se consideren los elementos de Protección Civil para generar una protección integral de la topografía y del ordenamiento del territorio”, indicó.

Con este decreto también se llevarán a cabo actividades de recuperación y restauración relacionadas con la prevención y combate de incendios forestales, la recuperación y conservación del bosque de pino-encino.

Agregó que, además, se incluyen las tareas de combate de plagas y enfermedades forestales, la conservación de la topografía original del sitio, el conocimiento de la biodiversidad y su divulgación.

De la misma forma, se asegura jurídicamente el uso y destino de áreas verdes y superficies territoriales con diversidad afectada y reducida, que necesita de un esquema especial de protección y no alcanza las características necesarias para alcanzar la declaratoria de Área Natural Protegida (ANP).