Al advertir que la violencia no puede ser vista como algo normal, expertos nacionales y extranjeros en materia de seguridad subrayaron la importancia de atender los homicidios desde lo local, con base en evidencia y diagnósticos puntuales.

Llamaron adoptar soluciones focalizadas para reducir los índices de violencia en America Latina y en naciones como México, a través del fortalecimiento de las instituciones y de los cuerpos de seguridad.

Además en el combate a la impunidad mediante la creación y fortalecimiento de unidades especializadas en la investigación y persecución de los homicidios dolosos y en la regulación de armas.

Durante el Foro #MxSinHomicidios, Acciones que Salvan Vidas, las y los ponentes se pronunciaron por mejorar la calidad de la información e implementar programas efectivos de desarme local y de los sistemas de registro de armas de fuego para su monitoreo.

Asimismo pidieron contar con programas para disuadir eficazmente los casos de violencia doméstica, así como estrategias que permitan la verdadera reintegración social de quienes delinquen.

“Nuestra exigencia es poner la reducción del homicidio como prioridad y hablar de políticas públicas específicas, basadas en evidencia y fortalecimiento de las capacidades locales”, afirmó la directora general de México Evalúa, Edna Jaime.

En entrevista luego de clausurar el foro realizado en el Museo Memoria y Tolerancia, destacó la importancia de que México aplique experiencias exitosas de otros países para reducir los niveles de violencia del país.

Ello al recordar que sólo en 2017 se cometieron cerca de 30 mil homicidios, situación que no debe ser vista como algo normal.

Durante el foro se expusieron diversas perspectivas en favor de una agenda de seguridad con medidas que han probado resultados positivos en la contención y disminución de este fenómeno.

El periodista Carlos Puig planteó que se debe dejar de contar la tragedia de la violencia y de los homicidios con números y pasar a la explicación y causas para sensibilizar a la población sobre este fenómeno

“Nos hemos vuelto expertos en contar nuestras tragedias”, añadió el también columnista, quien dijo que se debe acabar con la “normalización de los números de la violencia”, dado que se trata de personas, de víctimas, para sensibilizar sobre este fenómeno.

En su turno la directora de la Fundación Ideas para la Paz de Colombia, María Victoria Llorente, aseguró que uno de los pasos centrales para reducir la violencia es el fortalecimiento de las instituciones de seguridad.

"En Colombia redujimos la violencia pero no movimos la impunidad. Ahora hay que trabajar la cadena de la política criminal", dijo.

Comentó que el miedo al crimen ha llamado a adoptar acciones “mano dura” en Latinoamérica, sin embargo no se puede acudir al canto de las sirenas sino construir acciones diseñadas para que la paz perdure.

El presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, expresó que no es a través de más policías y patrullas como se resolverá el problema de la inseguridad sino con políticas de largo plazo.

Lemus Navarro comentó que se debe apostar a la política de la prevención en la lucha de la desigualdad basado en cuatro criterios básicos: educación, cultura, deporte y empleo.

En su turno el profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), José Antonio Caballero, opinó que en materia de seguridad “si no hay confianza en las instituciones estamos perdidos”.

Al abordar el tema de impunidad y homicidios en México, informó que sólo en 2016 se iniciaron 30 mil 715 carpetas de investigación por homicidio, sin embargo las instituciones no tienen actualmente las capacidades para resolverlas.

La directora de Equis Justicia para las Mujeres, Ana Pecova, resaltó que para prevenir la violencia contra las mujeres y los feminicidios se requieren instituciones fuertes, eficientes y transparentes.

Indicó que los Centros de Justicia para las Mujeres se crearon para realizar esa tarea, por lo que en el corto plazo la mejor apuesta es fortalecerlos.

El Foro #MxSinHomicidios se llevó a cabo como parte de la Campaña Instinto de Vida, que tiene como meta reducir en 50 por ciento la tasa de homicidios en América Latina en los próximos 20 años.

En el país la iniciativa es impulsada por México Evalúa, Enjambre Digital, Insyde, Reinserta, Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, Data Cívica y México SOS, entre otras organizaciones.