La expansión que registró la actividad económica en 2017 y las mejores perspectivas para el entorno externo se han traducido en revisiones al alza al pronóstico de crecimiento del PIB de México para 2018 y 2019, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al dar a conocer los “Informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública” al cuarto trimestre de 2017, señaló que según estimaciones oportunas del INEGI, el Producto Interno Bruto (PIB) de México en 2017 tuvo un crecimiento de 2.1 por ciento en cifras originales y de 2.3 por ciento en cifras ajustadas por estacionalidad.

Así, los resultados registrados en 2017 y el mejor entorno externo llevaron a que entre octubre de 2017 y enero de 2018, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentó sus proyecciones económicas para México de 1.9 a 2.3 por ciento, para 2018, y de 2.3 a 3.0 por ciento para 2019.

En cuanto a las finanzas públicas, la dependencia federal informó en 2017 el déficit público tradicional se ubicó en 238 mil 472 millones de pesos (1.1 por ciento del PIB), 256 mil 400 millones de pesos menor a lo autorizado por el Congreso de la Unión y una reducción de 265 mil 336 millones de pesos respecto a 2016.

Resaltó que el balance primario presentó un superávit de 310 mil 151 millones de pesos, monto equivalente a 1.4 por ciento del PIB, lo que implica que por primera vez desde 2008 se logra un superávit primario

La Secretaría de Hacienda señaló que durante el cuarto trimestre de 2017, la actividad económica en México registró una expansión como resultado del crecimiento de las manufacturas y de los servicios, y al comenzar a revertirse los efectos de los desastres naturales ocurridos en el trimestre anterior.

El entorno externo mostró una mejoría y se revisaron al alza las perspectivas de crecimiento global, si bien persisten riesgos a la baja para el mismo, mientras que en México destacan el crecimiento sostenido del consumo y el empleo, así como la expansión de las exportaciones no petroleras, anotó.

En 2017, señaló, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en cuatro billones 947 mil 160 millones de pesos, mayores a los previstos en el programa en 586.2 mil millones de pesos, incluyendo el Remanente de Operación del Banco de México (ROBM) por 321.7 mil millones de pesos, aunque con una disminuyeron 3.7 por ciento real respecto a 2016.

Los ingresos extraordinarios provenientes del ROBM se destinaron a lo siguiente: 225.2 mil millones de pesos (70 por ciento) se destinaron a la amortización y menor emisión de deuda del gobierno federal, y 96.5 mil millones de pesos (30 por ciento) a incrementar los activos del gobierno federal, puntualizó.

Hacienda señaló que en 2017 el gasto neto pagado se ubicó en cinco billones 177 mil 597 millones de pesos, monto superior al aprobado en el Presupuesto en 321 mil 811 millones de pesos e inferior en 8.7 por ciento en términos reales respecto a 2016, y mayor en 321.8 mil millones de pesos respecto al programa.

Esto como resultado del manejo adecuado de la política presupuestaria, y en el marco de la estrategia de consolidación fiscal, explicó.

Los mayores gastos se sustentaron en ingresos adicionales a los estimados en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2017 por concepto de tributarios, petroleros y el ROBM.

Indicó que durante 2017, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), la medida más amplia del balance del Sector Público Federal, registraron un déficit de 233 mil 693 millones de pesos.

Este monto equivale a 1.1 por ciento del Producto Interno Bruto, menor al monto observado en 2016 de 2.8 por ciento del PIB y a la meta de 2.9 por ciento del PIB presentada en los Criterios Generales de Política Económica de 2017.

Sin considerar los recursos provenientes del remanente de operación del Banco de México (ROBM), los RFSP en 2017 se ubicaron en 2.6 por ciento del PIB, nivel también por debajo del observado en 2016 y de la meta para 2017, agregó.

La dependencia federal destacó que conforme a lo establecido en el programa multianual de consolidación fiscal, al cierre de 2017 se logró revertir la trayectoria ascendente de la deuda pública.

El Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) al finalizar 2017 fue de 46.2 por ciento del PIB, menor al nivel de 48.7 por ciento del PIB al cierre de 2016.

Así, resaltó la Secretaría de Hacienda, por primera vez desde hace 10 años disminuye el nivel amplio de deuda del sector público como porcentaje del PIB.