El conflicto en Siria ha provocado “un sufrimiento humano inconmensurable”, con casi 13.1 millones de personas que requieren asistencia humanitaria para subsistir, indicó Ursulla Mueller, coordinadora adjunta de asuntos humanitarios de la ONU.

En una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Mueller destacó que entre las personas que requieren ayuda, 6.1 millones de personas son desplazadas dentro del país y otras 5.5 millones han huido a países vecinos.

Iniciado en marzo de 2011, el conflicto aún provoca un alto número de muertes y desplazamientos, afirmó Mueller. Los ataques aéreos y las luchas en el sur de Idleb y en el norte de Hama han provocado más de 270 mil desplazamientos desde el 15 de diciembre, por ejemplo.

Continúan también los ataques contra las instalaciones médicas y la infraestructura vital, con informes de al menos 16 ataques contra centros de atención médica solo durante el mes de diciembre.

El organismo civil Médicos Sin Fronteras (MSF) informó que los ataques aéreos hicieron blanco el lunes en un hospital en Idleb, causando cinco muertes, heridas a otros y daños graves a las instalaciones. Este fue el segundo ataque reportado en la instalación en nueve días.

Más al norte, en Afrin, provincia de Alepo, la ONU supervisa la situación de más de 300 mil personas que viven en ese distrito escenario de combates.

Apuntó que la ONU cuenta con informes de víctimas civiles y que unas 15 mil personas han sido desplazadas dentro de ese distrito, y otras mil han sido desplazadas a la provincia de Alepo.

“También me preocupa la situación en el este de Ghouta y en las zonas de Damasco donde se siguen informando las muertes de civiles y de la destrucción de la infraestructura civil”, declaró Mueller.

En los primeros diez días de este año, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) documentó al menos 81 civiles muertos en ese enclave, incluidas 25 mujeres y 30 niños.

Decenas de edificios residenciales en el área han sido dañados y destruidos en las últimas semanas, además de que continúan los bombardeos desde Ghouta del Este hasta Damasco, lo que ha provocado la muerte y lesiones de civiles, según la ONU.

Hasta el momento, ha habido 21 muertes civiles entre los que esperan y necesitan evacuación médica en Ghouta, lamentó Mueller.