La delegación del rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia en los diálogos de paz en Quito aseguró hoy que tiene la voluntad de “bajar la intensidad del conflicto armado” y pidió al gobierno iniciar el quinto ciclo de las negociaciones, previsto para mañana miércoles 31 de enero.

“A pesar del dolor que nos causan las muertes de esta guerra, especialmente las de líderes sociales y guerrilleros, continuamos con el propósito de bajar la intensidad del conflicto al pactar un nuevo cese, que mejore la situación humanitaria de la población”, señaló un comunicado del grupo insurgente.

Al señalar que “avanza la participación vinculante de la sociedad en un diálogo nacional, que aporte a transformar a Colombia en un país en paz y equidad”, pidió que “el gobierno cumpla la cita de mañana miércoles 31 en Quito, para reiniciar las conversaciones y fruto de ellas, pactar un nuevo y mejor cese bilateral”.

El presidente Juan Manuel Santos suspendió el lunes los diálogos con el ELN, iniciados en febrero de 2017 en la capital ecuatoriana, luego de una ola de atentados cometidos por las milicias urbanas del grupo guerrillero, que el pasado fin de semana dejó al menos seis muertos y más de 40 heridos.

La delegación reconoció que desde que “terminó el cese el 9 de enero, varias estructuras del ELN responden a la ofensiva militar, ordenada en diciembre pasado por el ministro de Defensa”, Luis Carlos Villegas.

El pasado 26 de enero, Villegas anunció que “las fuerzas armadas estatales durante enero, habían dado de baja a 19 guerrilleros del ELN, y agregó que “continúa la ofensiva y sufrirán (los elenos) todo el poder de nuestra Fuerza Armada”.