El indocumentado mexicano Luis Blanco, quien está sujeto a deportación, fue detenido esta mañana tras presentarse ante el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Tampa, Florida, mientras las autoridades señalaron que revisarán su caso, informó una fuente legal.

Blanco, de 41 años, quien es trabajador de la construcción y ha vivido en Florida durante 20 años, fue apoyado por decenas de personas convocadas por el Consejo Americano de Relaciones Islámicas de Florida (CAIR), quienes formaron esta mañana “un círculo de solidaridad” a favor del migrante a las afueras de las oficinas del ICE.

El mexicano fue arrestado en 2014 por una infracción de tránsito menor en Carolina del Sur, pero en lugar de ser deportado, agentes del ICE le otorgaron una estadía humanitaria debido a que es el único sostén de su familia.

Blanco había acudido periódicamente a la oficina del ICE a reportarse y el gobierno le permitió trabajar legalmente todo este tiempo, pero recientemente recibió una notificación de que su última solicitud fue denegada en el marco del endurecimiento de las medidas migratorias bajo el gobierno de Donald Trump.

Norma Hemming, abogada de CAIR, dijo a Notimex que Blanco fue detenido este martes y que las autoridades migratorias indicaron que revisarán su caso.

CAIR envió una carta a las autoridades para pedir que se le restablezca el permiso a Blanco “por razones humanitarias”, debido a que es el único sostén de su familia y su pareja espera un séptimo hijo.

Blanco ingresó de maneral ilegal a Estados Unidos en 1999 y ha vivido en Plant City con su pareja Laura Medrano durante casi dos décadas. Los hijos de la pareja son ciudadanos de Estados Unidos y su séptimo hijo nacerá en mayo próximo.

William Ruiz, director de Comuniaciones de CAIR, explicó que decidieron apoyar a Blanco por “solidaridad con otra minoaría atacada por el sistema” y para “enfrentar esta ofensiva sin cesar” del presidente Trump.