La Procuraduría General de la República (PGR) incineró en Baja California más de ocho toneladas de narcóticos y mil 117 comprimidos, relacionados con diversas averiguaciones previas, carpetas de investigación y causas penales.

La dependencia informó que la destrucción incluyó siete toneladas 530 kilos 416 gramos 900 miligramos de marihuana; 473 kilos 165 gramos 100 miligramos de clorhidrato de metanfetamina; 84 kilos 81 gramos 200 miligramos de clorhidrato de cocaína, y cinco kilos 706 gramos 970 miligramos de clorhidrato de diacetil morfina.

También, dos kilos 813 gramos de hashis; un kilo 23 gramos 200 miligramos de fentanil; 581 gramos 484 miligramos de metanfetamina; 183 gramos de semilla de marihuana y mil 117 unidades de diversos comprimidos.

En el evento, realizado en el XXVIII Batallón de Infantería, en Tijuana, estuvieron presentes autoridades militares y del Órgano Interno de Control de la PGR para supervisar que el proceso se llevara a cabo en términos de la normatividad aplicable en la materia.

Así, a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, la PGR da cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos, a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales y al Código Nacional de Procedimientos Penales, los cuales prevén la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumento del delito.